Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Critican a los ex ejecutivos de AIG por derrochadores

Reuters ·08/10/2008 - 14:49h

Un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos criticó a American International Group por ignorar las advertencias financieras y un derroche en el gasto, incluyendo facturas hoteleras de cientos de miles de dólares pocos días después de que la empresa recibiera un préstamo de emergencia de 85.000 millones de dólares.

Los antiguos altos cargos de AIG, que culparon de los problemas de la aseguradora a las exigentes leyes de contabilidad y los que han hecho ventas a corto de sus acciones, fueron duramente criticados en una sesión del comité que estudió un contrato de consultoría de un millón de dólares mensuales para el ejecutivo que dirigió su unidad de productos financieros.

"Estaban recibiendo tratamientos faciales, manicuras y masajes mientras los americanos pagaban la factura", dijo el demócrata Elijah Cummings, del Comité de Vigilancia y Reforma del Gobierno de la Cámara.

El 16 de septiembre, la Reserva Federal decidió ampliar el préstamo de dos años, ya que AIG se enfrentaba a una falta de liquidez ante las pérdidas de 18.000 millones de dólares en tres trimestres.

Robert Willumstad, consejero delegado desde junio hasta que fue reemplazado el mes pasado, dijo al comité que no conocía la estancia que incluyó facturas de 200.000 dólares en habitaciones de hotel y de 23.000 dólares para servicios de spa. "Si lo hubiera sabido, habría evitado que ocurriera", dijo.

El presidente del comité, Henry Waxman, dio a conocer una carta de la Oficina de Supervisión y una advertencia de los contables de la empresa sobre las debilidades materiales de AIG.

Los antiguos consejeros delegados de AIG culparon a varios factores de la caída de la empresa, como las reglas de mercado, que exigen a las compañías poner precio a sus activos a un valor actual, incluso aunque no haya mercado.

Las sesiones en el comité sobre Lehman y AIG tienen lugar pocos días después de que el Congreso aprobara un paquete de rescate financiero de 700.000 millones de dólares que da al Gobierno amplios poderes para adquirir deuda relacionada con hipotecas problemáticas.

Lynn Turner, un antiguo jefe de contabilidad de la Securities and Exchange Commission, dijo que AIG falló a la hora de ser abierta sobre sus problemas, incluso aunque tuvo indicaciones de que los había. "No creo que la empresa fuera nunca sincera con los inversores sobre la magnitud potencial de estas cosas", manifestó ante el comité.