Miércoles, 8 de Octubre de 2008

El príncipe Alberto de Mónaco quiere una Fórmula Uno ecológica

Reuters ·08/10/2008 - 12:44h

El príncipe Alberto de Mónaco quiere que los coches de Fórmula Uno corran con biocombustibles, un cambio que afirmó que ayudará a la imagen del deporte y limitará las emisiones de gases de efecto invernadero del principado mediterráneo.

También declaró a Reuters que las familias reales de todo el mundo se estaban implicando en pedir a los ciudadanos que hagan más para combatir el cambio climático, en parte porque los hallazgos científicos señalan que este se ha agudizado.

"Todos pueden representar un papel, ese es el mensaje importante", dijo sobre las iniciativas para desacelerar el calentamiento global y evitar las temidas olas de calor, inundaciones, sequías y aumento del nivel del mar.

"La Fórmula Uno tendrá que venir con energías alternativas en el futuro cercano", declaró en un aparte de la conferencia de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en Barcelona.

"Si van a tener que mantener algún nivel de credibilidad, entonces tendrán que seguir las tendencias actuales" que van hacia energías más limpias, dijo acerca de las carreras de Fórmula Uno. Los coches ahora pueden consumir casi un litro de combustibles fósiles por kilómetro.

Preguntado sobre si quería que los motores funcionaran completamente con energías alternativas, declaró: "esa es la intención, llevará algún tiempo pero estoy seguro de que llegaremos a ello".

Señaló que algunas personas le preguntaban a veces cuando pedía más iniciativas contre el cambio climático: "¿ cómo puedes hablar sobre esos temas cuando tienes una carrera de Fórmula Uno en tu patio de atrás". El Gran Premio de Mónaco transcurre a través de los 1,968 kilómetros cuadrados del principado.

Los organizadores de la Fórmula Uno deberían asumir un "papel de líder" para transformar los coches, afirmó. Desde 2008, al menos el 5,75 por ciento de todo el combustible usado en F1 debe tener origen biológico.

El organismo que gobierna esta deporte declaró en julio que la F1 se estaba volviendo "insostenible" y pidió a los equipos que plantearan nuevas normas para reducir costes y bajar a la mitad el consumo de combustible para 2015.

El príncipe, de 50 años, dijo que Mónaco estaba dando pasos para recortar la contaminación. Ha disminuido sus emisiones de gases de efecto invernadero un 8% desde 1990 y ha tomado medidas como plantar 340.000 árboles para ayudar a proteger el medio ambiente.

El principado, con 32.000 habitantes, está poniendo a disposición bicicletas eléctricas y ha animado al uso de coches compartidos, que usan 750 personas todos los días.