Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Prueba sencilla detecta igual de bien los coágulos sanguíneos

Reuters ·08/10/2008 - 12:37h

Un sistema simple de control por ultrasonido es tan eficiente para detectar coágulos sanguíneos en las venas como una costosa técnica que requiere un equipamiento más avanzado, dijeron el miércoles investigadores italianos.

El hallazgo brinda a los médicos de las salas de emergencia y de los hospitales que no cuentan con las costosas máquinas de ultrasonido una forma más sencilla de controlar estas formaciones peligrosas para los pacientes, dijo Enrico Bernardi, del Hospital Cívico de Italia, director del estudio.

"Hasta este estudio nadie sabía si ambas técnicas eran igualmente efectivas y seguras", dijo el experto en una entrevista telefónica.

"Los pacientes están igualmente seguros con cualquiera de las técnicas", agregó Bernardi.

Los coágulos en las venas, o trombosis venosa, se producen cuando se ve restringida la circulación en una vena importante del cuerpo, generalmente en la pierna.

La trombosis venosa profunda no es fatal en sí misma, pero puede causar la muerte si los coágulos se mueven por el cuerpo y llegan a los pulmones, lo que provoca una embolia pulmonar.

Tradicionalmente, los médicos han empleado dos mecanismos para controlar los coágulos. El primero es un chequeo breve por ultrasonido en dos venas, una en la ingle y la otra detrás de la rodilla, junto con un análisis de sangre que puede realizarse en el consultorio del médico.

El procedimiento más complicado consiste en el uso de una máquina más sofisticada de ultrasonido para evaluar el sistema venoso total de la pierna, un estudio costoso que debe ser realizado por especialistas.

"Para muchos hospitales es muy difícil costear estas máquinas", dijo Bernardi. "Podemos aplicar la técnica sencilla en poco tiempo y estar seguros de que nuestros pacientes están siendo tratados de una manera adecuada", agregó.

Bernardi y sus colegas, que publicaron los hallazgos en Journal of the American Medical Association, observaron a casi 2.100 personas que se sospechaba que tenían trombosis venosa profunda.

Los expertos dividieron a los pacientes en dos grupos y hallaron que los dos métodos identificaban prácticamente la misma cantidad de coágulos, finalizó Bernardi.