Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Reino Unido ofrece un paquete de rescate bancario

Reuters ·08/10/2008 - 12:37h

Las autoridades de Reino Unido ofrecieron el miércoles inyectar hasta 50.000 millones de libras esterlinas (64.310 millones de euros) en los mayores bancos comerciales del país para ayudarles a superar la peor crisis financiera mundial desde la década de 1930.

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que el mercado financiero global había dejado de funcionar, después de que las deudas impagadas derivadas del derrumbe del mercado inmobiliario de Estados Unidos envenenaron el sistema.

"Nos situamos en la vanguardia mundial con una propuesta para reestructurar nuestro sistema bancario", declaró Brown tras una negociación de emergencia nocturna con los responsables de los bancos.

"Estamos adoptando pasos que creo que otros países aplicarán en el futuro", manifestó.

La reunión se produjo después de que el martes las acciones de los bancos británicos sufrieran un dramático desplome, amenazadas por el colapso mundial de la confianza entre los bancos que ha llevado a una congelación de los préstamos, en general, la savia de una economía.

Sólo días después de que Estados Unidos aprobara un rescate financiero de 700.000 millones de dólares destinado a sus golpeados bancos, Reino Unido anunció que compraría nuevas acciones preferentes o instrumentos similares, garantizaría hasta 250.000 millones de libras para ayudar a los bancos a refinanciar su deuda y facilitará al menos 200.0000 millones de libras de liquidez al mercado.

El apoyo a los bancos se anunció horas antes de un recorte coordinado de los tipos de interés en todo el mundo.

"Hay falta de responsabilidad por parte de muchas personas en el sistema bancario", agregó Brown. "Se ha convertido en un problema para todo el sistema bancario, tenemos que hacerle frente".

El coste del endeudamiento interbancario en libras esterlinas en los mercados de dinero bajó levemente el miércoles, después de la iniciativa británica.

El viceministro de Finanzas alemán, Joerg Asmussen, dijo que la iniciativa británica ayudaría a la estabilidad financiera en Europa.

"Contribuye a la estabilidad del sistema financiero británico y sabemos la importancia que este tiene para el sistema financiero europeo", indicó.