Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Catalunya pide tener control sobre las obras del AVE

El Govern cree que serviría para evitar "muchas dudas"

GLÒRIA AYUSO ·12/11/2007 - 20:42h

La Generalitat no quiere que se excave el túnel del AVE por el centro de Barcelona si no puede supervisar las obras. Tras los problemas para llegar a Sants, el consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, pidió ayer que Catalunya pueda controlar la materialización del proyecto para evitar "dudas" en el desarrollo de los trabajos.

Nadal reiteró la necesidad de que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona se integren a un consorcio que, junto con Fomento, Adif y Renfe, gestione las obras. La propuesta llegó hace unas semanas a oídos del ministerio, pero ayer Nadal la repitió públicamente con mayor contundencia. El consorcio no se encargaría sólo de velar por el buen desarrollo de las obras del tren de alta velocidad.

La propuesta del consejero es que también supervise los accesos al aeropuerto de El Prat y los previstos al puerto de Barcelona, que acumulan retrasos, para poner fin a la desconfianza que hay en Catalunya sobre cómo se ejecutan las grandes infraestructuras. En estos últimos casos, también participarían los ayuntamientos implicados en los respectivos proyectos.

Recuperación de vías

"Que nunca tengamos el papel de convidados de piedra y que podamos ser corresponsables de la gestión y la ejecución de las obras. O se hace de esta forma o la Generalitat y el Ayuntamiento tendremos muchas dudas sobre su conducción", dijo Nadal.

Ayer terminaron los trabajos para recuperar la estabilidad del terreno bajo la vía 1 en Bellvitge, fuera de servicio junto a la vía 2 por los problemas con las obras del AVE. Ello permitió empezar las pruebas anunciadas para comprobar el drenaje del terreno contra inundaciones. Consistieron en la intervención de cuatro trabajadores que rociaron con agua las vías equipados únicamente con unas mangueras. Posteriormente empezará la circulación de trenes vacíos.

Ayer hubo tres averías que afectaron a cinco líneas de Renfe, que registraron retrasos de 30 minutos durante varias horas: la C-2 sur, la C-3, la C-4 y C-7.

El proceso de negociación sobre el traspaso de Cercanías de Fomento a la Generalitat no está resultando satisfactorio para el Govern, que reclamó ayer el control de la gestión y de la caja "de forma inmediata". Por ahora se habla de un traspaso parcial, sin incluir los trenes regionales y de media distancia. Además del control de Renfe, "queremos tener parte del contrato programa de Adif que afecte a Catalunya", afirmó Nadal, que añadió que, en caso negativo, "el conflicto entre operador y el ente de infraestructuras (en alusión a Adif) está servido".

El gobierno catalán planea gestionar bajo la marca Ferrocarrils de la Generalitat las líneas de Crecanías y los actuales Ferrocarrils, que cambiarían de nombre.