Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Aguirre da pista a los aviones para ricos

La Comunidad de Madrid construirá un aeropuerto para jets privados que puede costar 300 millones

SUSANA R. ARENES ·12/11/2007 - 20:42h

Más de un alto ejecutivo ha jurado en alto contra los controladores aéreos de Torrejón de Ardoz (Madrid), un aeropuerto antes sólo militar, porque no daban paso a su avión privado. Y alguno, tras una larga espera en el asiento, ha llegado a llamar a Magdalena Álvarez, la ministra competente en aeronáutica. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quiere atender las quejas de estos usuarios con un nuevo aeropuerto. Si los empresarios aguantan, lo tendrán en 2016.

El objetivo del nuevo aeródromo es que Madrid se convierta en el "gran referente de las necesidades de la aviación ejecutiva", explicó ayer el consejero de Transportes, Manuel Lamela, en la presentación del Plan Aeroportuario 2007-2015. Se situará en el suroeste, en el límite con la provincia de Toledo, entre los municipios de Navalcarnero y El Álamo.

El aeródromo será de gestión privada, que la Comunidad adjudicará por concurso, y absorberá los jets de Torrejón y las operaciones de escuelas de vuelo y otras operaciones de Cuatro Vientos. Para llegar al nuevo aeropuerto, para el que se han reservado 230 hectáreas, se han planificado varios accesos: una variante exterior de la M-600 y una vía de acceso por la A-5 y la R-5. Y también llegará el Cercanías.

Habrá otro aeropuerto de carga de 780 hectáreas en Campo Real, aunque en un futuro podrá albergar las líneas de pasajeros de bajo coste. Ambos por un precio "multimillonario", dijo Lamela, sin dar más detalles. Para su desarrollo, se creará la empresa pública Aeropuertos de Madrid.

Las nuevas instalaciones, sin los accesos, pueden llegar a costar 300 millones. Es la cifra que ha calculado la consultora Aeromar, que ha realizado un informe encargado por dueños de aerolíneas de jets privados, como Soko, participada por el ex futbolista Pedja Mijatovich. En el proyecto presentado a Aguirre figura que técnicamente se necesita una superficie "no menor que" 600 campos de fútbol (600 hectáreas). La ubicación coincide con la anunciada ayer.

Actualmente, existen en torno a 125 aviones privados en España que usan los aeropuertos de la red pública de AENA, como El Prat, en Barcelona, Palma o Málaga. Aunque el más utilizado es el madrileño de Torrejón, donde en horas punta pueden despegar hasta 50 vuelos VIP.

Fin del acuerdo en mayo

Teóricamente, en mayo termina el plazo para que los aviones del banquero Emilio Botín o del dueño del imperio Zara, Amancio Ortega, puedan aterrizar en Torrejón. En esa fecha, vence el acuerdo firmado por los ministerios de Fomento y de Defensa en 1996 por el que los vuelos privados se trasladaron al aeródromo militar.

"Somos los sufridores de una solución provisional, que era utilizar Torrejón", afirma José María Espinosa, director general de Aeromar y también de la aerolínea de minijets Jet Ready. El empresario rechaza dar nombres de dueños de jets y defiende que "este país tiene que contar con un aeropuerto de vuelos privados como los que hay en Europa".

Sacar a concurso un nuevo aeropuerto para que lo gestionen empresas privadas no le saldría caro a Aguirre, según Espinosa, ya que podría sufragarlo, entre otras cosas, con "un canon sobre ingresos".

La Generalitat catalana también quiere uno

El conseller de Obras Públicas catalán, Joaquim Nadal, manifestó ayer que es necesario sacar a concurso la construcción de un aeropuerto para vuelos de negocios cerca de Barcelona, en el marco del plan director de aeropuertos que planea la Generalitat.

El proyecto de un nuevo aeropuerto para jets ya salió a la luz en verano. En septiembre pasado, la Generalitat aprobó encargar un estudio para analizar su viabilidad. La idea es que el aeródromo esté listo en 2012 y se construya cerca de Barcelona para absorber el tráfico de aviones privados de El Prat.