Miércoles, 8 de Octubre de 2008

El FMI baja drásticamente las perspectivas económicas mundiales

EFE ·08/10/2008 - 15:12h

EFE - Imagen de una cadena de montaje de vehículos de Toyota en la factoría que el gigante automovilístico japonés tiene en la ciudad de Kitakyushu, en la provincia de Fukuoka.

El FMI redujo hoy de forma drástica sus pronósticos económicos para el mundo, que crecerá este año un 3,9 por ciento y tan sólo un 3 por ciento en 2009, debido a que los países más ricos estarán en recesión o cercanos a ella.

El organismo bajó en dos décimas su previsión de crecimiento mundial para este año y nueve para el que viene, hasta el 3 por ciento, una cifra que considera como "equivalente" a una recesión global.

Esas previsiones asumen que, mediante sus intervenciones en los mercados, los gobiernos de Estados Unidos y Europa logran estabilizar el sistema financiero y evitan nuevas quiebras de bancos capaces de hundirlo, según advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe "Perspectivas Económicas Mundiales", divulgado hoy.

Incluso el eventual éxito de la intervención pública no evitará tragos muy amargos en los países más desarrollados, "que estarán en recesión o cerca de ella en la segunda mitad del 2008 y a principios del 2009, según el Fondo, que dijo que el repunte previsto a finales de 2009 "será excepcionalmente gradual".

El organismo cree que las economías de Italia, España y el Reino Unido se encogerán el próximo año en media, mientras que la zona euro en su conjunto y Estados Unidos estarán en la cuerda floja, con crecimientos del 0,2 por ciento y el 0,1 por ciento, respectivamente.

Esas cifras están muy por debajo de los pronósticos adelantados por el Fondo hace menos de tres meses.

Desde entonces, las economías avanzadas han dado nuevas señales de desaceleración, al tiempo que la crisis financiera se ha agravado durante dos semanas de infarto en las que han sucumbido bancos importantes a ambos lados del Atlántico.

El Fondo opina que las condiciones financieras "probablemente sigan muy complicadas" y podrían dar un golpe aún mayor a la economía mundial.

Uno de los riesgos es que la restricción del crédito sea más profunda que lo anticipado y ahogue las ventas de automóviles y viviendas, y ponga en apuros a todo el sector empresarial.

El otro peligro es que la caída del mercado inmobiliario de Estados Unidos no toque fondo en el 2009, como prevé el FMI, y se amplíe la crisis de la vivienda en Europa.

La inflación ha alcanzado tasas no vistas desde hace una década, pero en los países desarrollados el frenazo en la actividad previsiblemente reduzca los precios.

En ese contexto, el organismo cree que hay espacio para una bajada de tasas de interés, especialmente en la zona euro.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dio el lunes en un discurso una indicación clara de que el banco central estadounidense probablemente reduzca el precio del dinero en su próxima reunión, a finales de este mes.

En los mercados se especula sobre una posible rebaja de los intereses al unísono de los principales bancos centrales del mundo.

Los países emergentes, por su parte, seguirán siendo una fuente de apoyo a la economía mundial, pero no serán inmunes a la crisis.

Como grupo crecerán un 6,9 por ciento y ocho décimas menos en el 2009, después de que el FMI redujera sus previsiones para la mayoría de los países.

El mayor recorte, de 1,8 puntos porcentuales, lo sufrirá Rusia, cuya bolsa se ha mostrado especialmente sensible a la turbulencia mundial. El país crecerá un 5,5 por ciento en el 2009.