Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Noventa vuelos de la CIA con destino a centros de detención ilegal hicieron escala en España, según AI

EFE ·08/10/2008 - 12:42h

EFE - Los aeropuertos de Peinador y Lavacolla, en la foto, fueron utilizados en viajes de la CIA dentro de la operación "Guerra contra el Terror", según un informe de Amnistía Internacional (AI).

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado hoy que entre 2002 y 2007 al menos noventa vuelos de la CIA con origen o destino a centros de detención secreta como la base militar de Guantánamo (Cuba) hicieron escala en quince aeropuertos españoles, principalmente en Palma de Mallorca y Tenerife.

El director de AI en España, Esteban Beltrán, ha asegurado que, como otros países europeos, durante más de cuatro años España dejó que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) utilizase los aeropuertos y el espacio aéreo español en operaciones de detenciones secretas y entregas extraordinarias que vulneran el derecho internacional y los derechos humanos.

Según recoge el informe de Amnistía Internacional "Destinos inconfesables, obligaciones incumplidas", al margen de lo que puedan añadir otras investigaciones como la que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional, el Parlamento Europeo ha demostrado que hasta finales de 2005, 68 aviones supuestamente vinculados a la CIA hicieron escala en España.

Además, informes posteriores han constatado que una docena de vuelos de la CIA hicieron escala en España entre 2002 y 2007 en su trayecto desde o hacia Guantánamo, unas paradas que en el caso de las bases de Rota y Morón de la Frontera estuvieron amparadas por un convenio de Cooperación y Defensa suscrito entre España y el Gobierno de los Estados Unidos.

Según el informe de Amnistía Internacional varios de estos aviones podrían haber trasladado a personas detenidas ilegalmente.

En cualquier caso, unas doscientas personas llegaron a Guantánamo en aviones militares estadounidenses que, aunque no siempre despegaron de bases españolas, sí cruzaron el espacio aéreo español, cuyo uso está controlado por las autoridades españolas.

Además de denunciar el uso de los aeropuertos y del espacio aéreo español para operaciones vinculadas a la llamada "guerra contra el terror", el informe de Amnistía Internacional critica que el Gobierno nunca haya informado de estos vuelos ni al Parlamento Europeo, ni al Consejo de Europa, ni al Congreso de los Diputados.

El informe de Amnistía también acusa a la Unidad Exterior de la Policía (UEP) de haber participado en los interrogatorios de al menos trece presos de Guantánamo en julio de 2002 y de ser cómplices de las torturas cometidas por los estadounidenses en esa prisión "con el propósito de obtener información".

Amnistía Internacional también califica de "inquietantes" las extradiciones y expulsiones aprobadas por el Ejecutivo español y que, firmadas con el pretexto de luchar contra el terrorismo, permiten que solicitantes de asilo político sean devueltos a países como Marruecos, Argelia, Egipto o Estados Unidos, donde no se garantiza la salvaguarda de los derechos humanos.

Por todo ello, el informe de AI exige al Gobierno que colabore "activamente" con la Audiencia Nacional, que investiga en qué medida ha facilitado o ayudado España en la comisión de prácticas ilegales y si puede haber responsabilidades penales, y que aclare el alcance de los viajes de los policías españoles que grabaron algunos interrogatorios en Guantánamo.

Asimismo, pide al Gobierno que garantice que "ninguna parte del territorio español" -incluido el espacio aéreo, aguas, aeropuertos y bases militares- volverá a utilizarse para detenciones ilegales o secretas y que cumpla "estrictamente" el principio internacional de no devolución de personas que puedan sufrir torturas o malos tratos en los países que los reclaman.