Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Rojo afirma que seguirá impulsando el proceso de designación de magistrados del Constitucional

EFE ·08/10/2008 - 11:57h

EFE - El presidente del Senado, Javier Rojo (d), charla con el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, a quien recibió ayer en la Cámara Alta con motivo de la presentación de la Memoria Anual de la Fiscalía.

El presidente del Senado, Javier Rojo, ha afirmado hoy que "no va a dejar de impulsar" el proceso de designación de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional (TC) en la Cámara Alta, pero ha insistido en la necesidad de un acuerdo entre los partidos para que sean elegidos con el "máximo consenso".

Durante un encuentro con los periodistas en el Senado, Rojo ha subrayado que todos los grupos parlamentarios de la Cámara también "entienden que debe haber un acuerdo" para que los magistrados obtengan en la votación del pleno la mayoría de tres quintos.

Así, ha manifestado que los portavoces del Senado, a pesar de defender "posiciones diferentes", mantienen "una voluntad muy clara de ser pulcros en las formas y contundentes en el discurso", pero también de respetarse.

Pese a que los servicios jurídicos de la Cámara Alta no han concluido aún el informe sobre la idoneidad de los 23 candidatos presentados por los parlamentos autonómicos, Rojo ha precisado que el Senado se encuentra en un "tiempo razonable" dentro del proceso de designación.

Un proceso que, según ha recordado, es "muy lento" y ha sufrido demoras por las propias reglas marcadas en el ordenamiento jurídico, pero que el "presidente del Senado no va a dejar de impulsar porque lo viene impulsando desde el minuto cero", ha señalado.

Se ha referido a la aprobación de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC), que permite a los parlamentos autonómicos participar en el proceso de designación de magistrados proponiendo dos candidatos cada uno, y a la reforma del reglamento del Senado para adaptarse a la misma, dos normativas que fueron recurridas por el PP.

También al cambio de legislatura que, "evidentemente, frenó" el proceso.