Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Tropas rusas se retiran a Osetia y Abjasia en presencia observadores europeos

EFE ·08/10/2008 - 09:07h

EFE - Soldados rusos gesticulan en un punto de control de retenes en la frontera.

Las tropas rusas en Georgia iniciaron hoy su retirada de las franjas de seguridad en torno a las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, que deben completar el viernes para ser relevadas por observadores europeos.

A las 10.00 hora local, los militares rusos comenzaron su repliegue de las zonas de seguridad al territorio de Osetia y de Abjasia, cuya independencia Rusia ha reconocido tras su reciente breve, pero cruento, conflicto bélico con Georgia.

"En cumplimiento de los acuerdos entre los presidentes de Rusia y Francia hemos comenzado la retirada de los puestos", dijo a la prensa en Tsjinvali, la capital suroseta, el comandante de las tropas rusas en esa región, general Marat Kulajmétov.

"El proceso ha comenzado. Aún no han retirado los puestos, pero están en ello", aseguró a Efe esta mañana el portavoz del Ministerio del Interior georgiano, Shotá Utiashvili, y también la cartera rusa de Defensa confirmó desde Moscú la salida de sus soldados.

Utiashvili añadió que columnas con militares y material bélico salen asimismo de la franja de seguridad en torno a Abjasia, y la televisión georgiana mostró imágenes de los vehículos rusos en proceso de retirada.

El repliegue se realiza en presencia de la misión de observadores europeos, cuyo jefe, el alemán Hans-Jörg Haber, supervisa personalmente este proceso en la región georgiana de Zugdidi, limítrofe con Abjasia.

Cerca de Osetia, máquinas apisonadoras del Ejército ruso en tres horas derrumbaron los seis puestos de control que había instalados en la región georgiana de Shida Kartli, taparon las trincheras y procedieron a evacuar en camiones el último material bélico.

Previamente, zapadores militares desminaron los accesos a los puestos de control, tras lo que se efectuaron mediciones del nivel de radiación y los seis sectores fueron entregados a la parte georgiana en presencia de observadores europeos.

"Junto con representantes georgianos hemos medido los niveles de radiación y revisado el territorio de los puestos. La situación ecológica está en norma, y no se ha encontrado material explosivo", dijo el general Kulajmétov.

Agregó que "sobre todos estos asuntos se han firmado los correspondientes documentos" en presencia de observadores de la Misión de Observadores de la Unión Europea en Georgia (EUMM).

El general precisó que sus tropas concluirán la retirada a Osetia "antes de que caiga la noche", aunque formalmente deben completarla el viernes, según los acuerdos entre Rusia y Francia, que preside este semestre la UE.

La retirada de las tropas será uno de los asuntos que tratarán hoy los presidentes ruso, Dmitri Medvédev, y francés, Nicolas Sarkozy, durante una reunión en la ciudad gala de Evian.

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, supervisará el viernes la retirada de las tropas rusas.

Una vez completado el repliegue, la misión europea asumirá en solitario las funciones de supervisión en esas franjas entre el territorio georgiano administrado por Tiflis y las regiones separatistas.

Al tiempo, Moscú mantendrá sus tropas y numeroso material bélico en territorio de Osetia y Abjasia, que pretenden entrar a formar parte de Rusia y donde el Kremlin se propone instalar sus bases militares.

Mientras, la misión de observadores europeos supervisará el retorno a las franjas de seguridad de decenas de miles de civiles expulsados de sus casas por la ofensiva militar lanzada por Rusia en agosto pasado en respuesta a un ataque georgiano a Osetia del Sur.

Según el jefe de la EUMM, el personal de la misión, que inició sus funciones en el país caucásico el pasado día 1, tendrá asignadas en total a 352 personas, incluidos 200 observadores propiamente dichos, que no portan armas.

Los observadores europeos, que permanecerán, como mínimo, durante un año en Georgia, tienen sus cuarteles en la capital, Tiflis; el distrito de Gori, cerca de Osetia; Zugdidi, limítrofe con Abjasia, y en el estratégico puerto de Poti (mar Negro).

A la misión comunitaria contribuyen un total de 22 estados comunitarios, en particular Francia (la más numerosa con 36 gendarmes), Italia (35), Polonia (26), Alemania y Suecia (25), mientras España aporta 10 guardias civiles.

La UE desea desplegar observadores también en territorio abjaso y suroseta, pero los líderes de ambas regiones se niegan a permitirles acceso.

El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, al asistir el pasado 30 de septiembre a la apertura del centro de la EUMM en Tiflis, subrayó que Rusia debe retirar sus tropas de todo el territorio georgiano, es decir también de Abjasia y Osetia del Sur.