Miércoles, 8 de Octubre de 2008

¿Fortalecer la confianza?

FERNANDO ZUNZUNEGUI, abogado experto en regulación financiera ·08/10/2008 - 00:03h

Los bancos emplean los depósitos a la vista en operaciones a plazo. Con el dinero de los depositantes conceden préstamos hipotecarios y compran empresas. Tan sólo deben tener en caja un 2 % del dinero recibido, de tal modo que su vida depende de la confianza del público. 

Malas noticias o hasta simples rumores pueden dar lugar a retiradas masivas de depósitos imposibles de soportar hasta por el banco más solvente.

Por esta razón, para prevenir las crisis bancarias se inventaron los fondos de garantía de depósitos. Previenen los pánicos asegurando a los pequeños depositantes la devolución de sus ahorros.

Desde 1994 regía en Europa una garantía mínima de 20.000 euros por depositante. Es un sistema a cargo de la banca. El Gobierno y la patronal bancaria española, la AEB, siempre se han negado a elevar la cobertura. Sin embargo, en las actuales circunstancias de ruptura del sistema financiero, esta medida preventiva resulta insuficiente. Algunos, como Irlanda y Alemania, han roto con el mercado garantizando todos los depósitos de sus bancos. Es una medida peligrosa pues coloca a sus sistemas al borde del precipicio del corralito bancario. Además, obligan a sus vecinos a reaccionar para evitar las fugas de depósitos en busca de la cobertura del Estado.

La respuesta prudente de la Unión Europea ha sido elevar el seguro de depósitos a 50.000 euros, reforzando la confianza en la banca. De este modo aumentan el número de depositantes que tienen sus ahorros totalmente garantizados.

Sabor agridulce

El Gobierno español ha ido más lejos, al aprobar una garantía de 100.000 euros. Con esta medida, más personas quedan aseguradas y se reduce la probabilidad de un pánico financiero. Pero nos queda un sabor agridulce. Son medidas que reflejan la gravedad de la situación. Ahora sabemos que la desconfianza es una mancha que se extiende por toda Europa. No hay razones para dudar de la solvencia de la banca española. Es la más solvente del mundo. Pero es un hecho que necesita reforzar su protección multiplicando por cinco el seguro de depósitos.