Martes, 7 de Octubre de 2008

Mínimo de 50.000 euros para depósitos en la UE

DANIEL BASTEIRO ·07/10/2008 - 23:57h

La Unión Europea garantiza un mínimo de 50.000 euros en los depósitos bancarios. Así se acordó en la reunión de ministros de Economía y Finanzas (Ecofin), aunque los grandes países garantizarán 100.000 euros.

El encuentro se inició con la esperanza de una respuesta unitaria a la crisis. Pero los ministros no fueron capaces de encontrarla por la reticencia de países pequeños, sobre todo del Este. “Lo que es grande para uno es gigante para otros”, admitió la francesa Christine Lagarde, que representa a la presidencia de turno de la UE. Este doble mínimo, con un límite temporal de un año, ha sido forzado por las decisiones de países como Irlanda, Suecia, Alemania o Portugal de garantizar el 100% de los activos.

El mínimo de 50.000 euros amplía más del doble la garantía actual, de 20.000 euros, y forma parte de la estrategia europea para recuperar la confianza y la credibilidad perdida, que ha ocasionado descalabros bursátiles y media docena de rescates bancarios. Las iniciativas institucionales, como la reunión en París de los países del G-4, no lograron reavivar a los parqués.

“No toleraremos un Lehman Brothers europeo”, recalcó Lagarde, que desgranó medidas que permitan intervenir a los gobiernos de forma coordinada para rescatar a bancos que pongan en riesgo el sistema, siempre respetando la competencia y sin malgastar el dinero de los ciudadanos. Así, los grandes bancos gozan de la seguridad que brindan los estados, que en caso de recapitalización podrán relevar a los directivos responsables. Los 27 lanzaron un aviso a los ejecutivos que, tras asumir riesgos para ganar primas, se van con beneficios millonarios. Exigieron que esos paracaídas dorados dependan de la marcha de la empresa a largo plazo, y no de un beneficio a corto plazo y potencialmente letal.

Tampoco hubo acuerdo sobre la solvencia de las aseguradoras, una directiva propuesta antes de la última fase de la crisis. La supervisión de los grupos que operan en varios países impidió que España y otros diez países dieran su visto bueno.

La propuesta implica que el control de las actividades se centre en el país donde esté la sede de la aseguradora, “sin el equilibrio adecuado” con los países que acogen filiales, como España, según el ministro Pedro Solbes. La directiva, que estará en la mesa de la reunión del Ecofin del mes próximo, refuerza los requisitos de capital para las aseguradoras en la provisión de riesgos, punto en el que hay consenso.

A la estadounidense

Para evitar “distorsiones” respecto a EEUU, se cambiarán con urgencia las normas contables que obligan a reflejar en todo momento la depreciación de los activos. Su valor se tendrá en cuenta sólo en el momento de las transacciones. El nuevo criterio entrará en vigor en las cuentas del actual trimestre, por lo cual la Comisión Europea deberá presentar una propuesta antes de fin de mes para su aprobación por los 27.

Los líderes europeos se esforzaron en explicar que los ahorros de los ciudadanos están garantizados. Pero la propia Comisión Europea alerta de que los vientos no han amainado.