Martes, 7 de Octubre de 2008

Industria buscará este mes un arreglo al déficit eléctrico

El ministro Sebastián emplaza a las empresas a negociar y reclama «un esfuerzo» // Pide 100 días para evaluar la eficacia del Plan Vive para coches

A. M. VÉLEZ ·07/10/2008 - 22:58h

Con la bola del déficit de tarifa (desfase entre ingresos y costes del sistema eléctrico) creciendo, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo ayer que celebrará “en los próximos días” una primera reunión con las empresas eléctricas donde les pedirá un “esfuerzo” para abordar un “problema” que este año ascenderá (contando lo acumulado en los últimos años) a unos 15.000 millones de euros, cifra que equivale a un año y medio del presupuesto de Industria.

A la cita, aún sin fecha fijada, acudirán representantes de las cuatro grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa y Cantábrico), además del ministro y el secretario de Energía, Pedro Marín.

Industria quiere cerrar un acuerdo antes de enero. Espera una actitud receptiva en las eléctricas, en vista de la magnitud del agujero. Dado que la luz no va a subir más este año (lo ha hecho un 11% para la mayoría de usuarios desde enero), les toca arrimar el hombro a las empresas y al Estado. A favor del ministerio pueden jugar los sucesivos fracasos de las subastas organizadas por la Comisión Nacional de la Energía para colocar el déficit entre los bancos, en los que ha tenido mucho que ver la crisis financiera y que preocupan (y mucho) a las eléctricas. La cotización de Endesa (la más afectada, ya que le toca un 40% del déficit por ser la que más electricidad genera) marcó ayer su mínimo desde febrero de 2006 tras desplomarse otro 5,2%.

“Flexible”

En comparecencia para presentar los presupuestos de Industria en 2009, Sebastián pidió “100 días” para el Plan Vive de ayudas a la compra de coches y dijo ser “flexible” para ampliarlo si pasado ese plazo, el próximo 10 de noviembre, se constata su fracaso.

 

1.345 millones para Garmendia

El ministro de Industria puso ayer cifra al presupuesto que ha perdido su departamento en favor del nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación, con el que mantiene una soterrada pugna por algunas competencias: 1.345 millones de euros irán al departamento que encabeza Cristina Garmendia en detrimento del de Sebastián, cuyo presupuesto consolidado (incluyendo el de organismos autónomos que dependen de él, como el Idae, el Icex o el CSN) asciende a 8.000 millones, un 13,22% más. La partida no financiera cae un 0,64%, hasta 3.481 millones, mientras que la financiera crecerá el 26,85%, dado que algunos organismos, como el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón, se financian vía presupuestos y no con recursos propios. Sebastián calificó las cuentas de su ministerio de “austeras y rigurosas” y pensadas para “un entorno económico difícil” y una recuperación lo más rápida posible.