Miércoles, 8 de Octubre de 2008

"Fichar por Estudiantes fue una decisión romántica"

Luis Casimiro, nuevo entrenador colegial, cree que su equipo sólo puede pelear contra el dinero a base de baloncesto 

MIGUEL ALBA ·08/10/2008 - 08:00h

Luis Casimiro, en la cancha de entrenamiento de Estudiantes. MIGUEL GARCÍA

Antepone el baloncesto a cualquier otro concepto. Así ganó una Liga con el TDK (1997-98) Ahora, Luis Casimiro (Ciudad Real, 1960) quiere convalidar su máxima en Estudiantes, después de un año de crisis.

«No eludo hablar de metas; quiero jugar la Copa y, cuando pase, querré más»

Usted pudo condenar a Estudiantes el año pasado y fíjese ahora.

Pues sí. Ganamos (entrenaba al Fuenlabrada) en su cancha a falta de pocas jornadas y los dejamos bastante tocados. Sin embargo, entonces dije que, en los peores momentos, es cuando los profesionales dan lo mejor de sí.

Estudiantes le llama. Usted piensa, ¡peligro!

«Sólo podemos pelear contra el dinero a base de baloncesto»

No, ¡qué va! Vengo a Estudiantes arriesgando muchísimo porque tenía una oferta más de ACB, de un club estable, saneado y con un buen proyecto, pero decido venir a Estudiantes por lo que supone este equipo en el baloncesto español. Para mí, que siempre he sido un amante del baloncesto, ser entrenador del Estudiantes es algo que marcará mi carrera deportiva. Podría haber ido a otro club, pero habría sido más de lo mismo de lo que he venido haciendo hasta ahora.

Pero con toda la guerra interna que ha tenido este club

Pues sí, arriesgué, pero al final tengo que congratularme de que ha salido todo bien y de que estemos ahora hablando del nuevo proyecto.

¿Fue una decisión más romántica que racional?

Sin duda. Estudiantes es la esencia del baloncesto en España junto a la Penya. Si te soy sincero, tengo que asumir y leer bien que estoy en este club y que la idiosincrasia de este club es trabajar con gente joven e intentar sacar jugadores adelante en la mejor liga de Europa. Esto encarna una dificultad a mi trabajo, que asumo, y por eso estoy en contacto con Ángel Goñi, Nacho Azofra y el resto de la gente que trabaja el baloncesto base en el Ramiro. Sé dónde estoy y que tengo que apostar por la juventud.

Y esa apuesta es una condena frente a los equipos que viven de la chequera.

Más que condena, es una continuidad de ese romanticismo del que hablábamos antes. Es cierto que no podemos competir a nivel presupuestario, pero sí lo podemos hacer a base de baloncesto. Lo bueno que tiene este deporte es que, si hacemos las cosas bien, podemos llegar a competir por encima de nuestras posibilidades. A nivel emocional, como entrenador, es lo que más me motiva para conseguir esos retos que aquí se valoran más que en otros sitios.

¿Cuantas veces se le ha acercado un seguidor de Estudiantes y le ha dicho: "Luis, quítanos el susto"?

(Risas) Ha sido una de las frases que más he escuchado, sin duda. Estoy trabajando para desterrar ese sentimiento en seguida. El sufrimiento del año pasado debe servir para degenerar en una nueva realidad. La herida sigue abierta pero espero que la podamos cicatrizar rápido este año.

¿Jugadores como Jasen o Carlos Suárez han superado la crisis?

Creo que sí porque su compromiso con la causa es absoluta. El sufrimiento del año pasado les ha servido para encontrar su responsabilidad en el equipo.

¿Es racional hablar este año de objetivos?

Desde luego, aunque prefiero no poner límites. La ambición de Estudiantes debe ser máxima siempre. Si creemos en nosotros, podemos llegar a donde queramos.

A día de hoy, esa meta es clasificarse para la Copa del Rey.

Hasta que llegue la Copa, ese será el objetivo, pero, cuando pase, querremos más e incluso luchar por el título.

¿Tiene el equipo que quiere?

Sí.

Dígame a algún jugador que ficharía.

No sé.

¿Y Sergio Rodríguez?

¡Que se venga ya! Conmigo tendría más minutos para seguir creciendo como jugador. Si decidiese dejar la NBA, me encantaría que estuviera con nosotros, pero sé que habría muchos equipos, con más dinero, interesados en tenerle.

Les descentró mucho no saber dónde iban a jugar.

No. Corte de raíz ese debate. Nosotros tenemos que jugar al baloncesto y ganar. El resto son excusas.

Hablemos de aspirantes. Vuelve Navarro y el Real Madrid contesta con fichajes en cascada. ¿Qué será más determinante?

Sin duda, la vuelta de Navarro porque va a generar una ambiente muy positivo a su alrededor.

Noticias Relacionadas