Martes, 7 de Octubre de 2008

Ordinas tirará de la manta

La ex alto cargo del Gobierno Matas promete colaboración total con la Justicia

PÚBLICO ·07/10/2008 - 22:47h

La ex alto cargo del Gobierno Matas promete colaboración total con la Justicia

Antonia Ordinas, ex gerente del Consorcio de Desarrollo Económico de Baleares (CDEIB), tirará de la manata. Es el mensaje que subyace bajo su promesa de “colaboración total” con la justicia en la investigación sobre la trama de corrupción organizada durante el último gobierno del conservador Jaume Matas y en la que, de momento, aparece como la principal imputada por cohecho y malversación.

Ordinas hizo su anuncio de cooperación absoluta tras declarar nuevamente ante la juez instructora del caso y antes de volver a prisión, donde permanece desde el jueves junto con su esposa, Isabel Rosselló, y el ex director general de Promoción Industrial, Kurt Viaene.

Fue precisamente la anterior declaración de Ordinas, vertida el pasado sábado, la que dio un giro drástico al caso. La ex gerente del Consorcio, en cuya casa halló la Policía 240.000 euros enterrados en el jardín, implicó al ex conseller de Industria y Comercio, Josep Joan Cardona. Ordinas contó a la juez que Viaene exigía la mitad de las comisiones ilegales porque una parte iba al bolsillo de Cardona.

La esposa de Ordinas, Isabel Rosselló, también declaró este martes. Según algunas fuentes, del contenido de su declaración podría depender que la Fiscalía actuase contra Cardona, quien se mantiene en su cargo de diputado autonómico y en el de presidente del PP en Ibiza y Formentera.

El PP balear desplegaba sus lamentos por las consecuencias políticas del caso. En Baleares, la diputada y ex consellera de Obras Públicas Mabel Cabrer acusó a los socialistas de intentar  “sacar provecho político” de la corrupción. Los conservadores, dijo, se sienten “avergonzados”. En el polo opuesto, el portavoz del PSOE en el Parlamento balear, Antoni Diéguez, ponía el dedo en la llaga.

“Cardona tenía que controlar”

Frente a la versión de Cardona, quien el lunes negó de modo tajante que hubiera llegado a su conocimiento ninguna irregularidad relacionada con facturas, Diéguez aseguró que  “sí las conocía”. Las conocía, argumentó el dirigente socialista, dado que era el “encargado de revisar este tipo de documentación”, aunque “otra cosa es que llevara un control diario de las mismas”.

Diéguez recordó que, en la pasada legislatura, pidió a Cardona facturas de la Conselleria  y el ex conseller se las aportó. “Cuando uno ve que hay un movimiento económico y un déficit de tanta importancia –sostiene Diéguez–, lo normal es que se interese de dónde viene porque era cuantioso, si no a priori, sí por lo menos a posteriori, para ver lo que ha pasado con el dinero”.