Martes, 7 de Octubre de 2008

Plan del Reino Unido para comprar acciones a la banca

El Gobierno de Brown ultima una inyección de capital de hasta 64.000 millones

LOURDES GÓMEZ / AGENCIAS ·07/10/2008 - 22:58h

El Gobierno de Gordon Brown se disponía anoche a concretar los detalles de una masiva inyección de capital en el sector bancario, que sufrió un descalabro en la bolsa de Londres por segundo día consecutivo. El plan de recapitalización de los bancos británicos se dará a conocer hoy, confirmó a última hora el ministro de Finanzas, Alistair Darling.

Mientras, continuaba la incertidumbre en torno a una propuesta gubernamental  que, de confirmarse, posibilitará la nacionalización parcial de los bancos con problemas y que está enfocado a restaurar la confianza en el sector y reforzar la liquidez de los bancos.

El Gobierno parece decidido a inyectar en el sector financiero hasta  50.000 millones de libras (64.600 millones de euros) de las arcas estatales a cambio de acciones preferentes en los grupos bancarios que acepten las condiciones de la oferta. Estas acciones cobran dividendos y, en caso de quiebra de una institución, tienen preferencia a la hora de recuperar el dinero invertido frente a otros propietarios de títulos. El contribuyente está, por tanto, más protegido que los accionistas corporativos o privados.

El primer ministro laborista estaba bajo presión para anunciar con urgencia su plan de recapitalización y nacionalización parcial de la banca, que los mercados y la prensa dan por hecho. Con este objetivo, Brown convocó, ayer por la tarde, en Downing Street, a su ministro del Tesoro, Alistair Darling, al gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, y al director de la Autoridad de los Servicios Financieros (FSA), Adair Turner.  Reino Unido se uniría así a los planes de rescate y protección que ya han anunciado varios países europeos, entre ellos España.

Bancos pidiendo ayuda

La noche anterior, Brown y Darling se reunieron con los responsables de Barclays, Lloyd’s TSB y Royal Bank of Scotland (RBS), tres de las principales entidades financieras del país, dando pie a especulaciones de que habían solicitado ayuda al Gobierno.

Barclays fue el primero en desmentir la petición de capital. También lo hicieron después las otras dos entidades. Pero el mercado desconfió de estos desmentidos y castigó con dureza al sector bancario.

Halifax Bank of Scotland (HBOS) y el Royal Bank of Scotland fueron los más afectados con respectivas caídas del 41,5% y 39%. El último de ellos ya pierde un 76% en lo que va de año. Lloyd’s se dejó ayer un 13% de su valor, poniendo en cuestión los términos de su propuesta de adquisición del HBOS y Barclays retrocedió un 9%. El principal índice londinense, FTSE, arrastró pérdidas del 7,8%, pero remontó para cerrar la jornada con un avance positivo de 16 puntos (0,35%).

Rusia e Islandia también anuncian rescates

Rusia anunció una inyección de 27.000 millones de dólares. Mientras, Islandia nacionalizó el segundo banco del país, Landsbanki, y ha tenido que pedir un crédito a Rusia de 4.000 millones. Por otro lado, el rescatado banco franco-belga Dexia nombró ayer consejero delegado a Pierre Mariani, ex jefe de gabinete de Nicolas Sarkozy, y presidente al ex primer ministro belga Jean-Luc Dehaene, pero no evitó otro desplome en bolsa. Ayer dimitió el consejero delegado del rescatado banco alemán Hypo Real State, Georg Funke.