Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Blanca Miranda: "Los cordones umbilicales deben ser para los enfermos"

Directora de Transplant Services Foundation. La experta, que desarrolla su labor en el Hospital Clínic de Barcelona, está en contra de los bancos privados de sangre de cordón

ANTONIO GONZÁLEZ ·08/10/2008 - 12:36h

Blanca Miranda, fotografiada en Zaragoza la semana pasada. A.G.

Blanca Miranda (Vitoria, 1957) es, posiblemente, una de las especialistas en trasplantes de tejidos y órganos más conocidas de España, junto con el actual director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz. Como directora de la Transplant Services Foundation del Hospital Clínic de Barcelona, esta nefróloga está volcada ahora en lo que ella misma reconoce como el "patito feo" del mundo de los trasplantes: los tejidos. Miranda, que participó la semana pasada en Zaragoza en la V Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y Medios de Comunicación, organizada por la ONT y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), tiene claro que los trasplantes de tejidos irán cobrando cada vez más importancia para los pacientes. Sin embargo, no aparta la vista de los trasplantes de órganos -fue directora de la ONT durante varios años- y aborda con preocupación fenómenos como la proliferación de bancos privados -y, por tanto, con ánimo de lucro- para el almacenamiento de muestras de sangre de cordón umbilical. 

Parece que los trasplantes de tejidos ocupan un segundo lugar tras los de órganos...
Los tejidos son el patito feo de los trasplantes, pero son muy importantes. También salvan vidas, como en el caso de los trasplantes de piel o determinados tejidos cardiacos en el caso de los neonatos. Se habla tanto de los trasplantes de órganos que muchas veces se olvida que los trasplantes de tejidos son muy anteriores. Lo que ocurre es que son menos conocidos. Poco a poco se irán conociendo mejor.

¿Cuál es el trasplante estrella en materia de tejidos?
El de hueso. Aunque a veces hacemos trasplantes de hueso estructural, la mayor parte de las veces el hueso se tritura, se fragmenta y se convierte en una pieza a medida que se va tallando o incluso se convierte en polvo.

Frente al trasplante de órganos, donde no hay ánimo de lucro, en el caso de los tejidos sí hay entidades privadas, como las compañías que almacenan previo pago muestras de sangre de cordón umbilical...

«Si todos guardáramos el cordón para nosotros mismos, no podríamos tratar a los pacientes» 

Sí y soy absolutamente contraria; los cordones hay que guardarlos para las personas que están enfermas. Si un niño que nace ahora enferma de leucemia dentro de tres años y necesita células, las suyas no le valen, habrá que tirarlas, porque se supone que hay una predisposición genética. Las enfermedades que ahora mismo son susceptibles de tratarse con un implante de células progenitoras tienen cierta base genética, por lo que no se deben utilizar esas células si son del propio paciente. Ese niño va a necesitar las células de otro; es una paradoja, has guardado el cordón para ti y vas a necesitar las células de otro. Si todos guardáramos el cordón para nosotros mismos, no podríamos tratar a los pacientes.

Pero parece que estos bancos están teniendo cierto éxito.
Es que hay tanta publicidad... Es un negocio. Se cobran 2.000 euros por cada cordón con un coste prácticamente de cero y hay que tener en cuenta que hay 350.000 nacimientos al año en España. Con llegar solo al 10% de los nacidos, saldrían unos ingresos de 70 millones de euros.

La mayoría de estos bancos utilizan empresas de transporte urgente para mandar las muestras. ¿Cree que este sistema ofrece suficientes garantías?
Las muestras se estropean con los cambios de temperaturas. Para validar transportes de tejidos, nosotros estamos meses, ya que hay que estar seguros de que las condiciones no cambian y son siempre reproducibles. Para enviar piel crioconservada, por ejemplo, está establecida la cantidad de nieve carbónica por cada lámina de piel que se mete o las capas que se pueden poner, y eso en un material que puede aguantar desde -196ºC hasta -100ºC.

¿Y en el caso de los cordones?
En los cordones, la temperatura en las primeras 24 horas tiene que estar entre los 4 y los 8 grados; de lo contrario, las células se mueren. Lo ideal es criopreservarlas en el momento y, en un congelador biológico, rebajar la temperatura un grado por minuto hasta 196 bajo cero. Después hay que meterlo en la cuba de nitrógeno líquido, pero si se ha de trasladar, la nevera tiene que estar preparada para que esa temperatura se mantenga en un valor de 6 más menos dos grados y es un margen muy pequeño. Se dicen muchas barbaridades sobre cómo hacen este transporte, cuando seguramente no hay células vivas ya...

Ante el descenso de donantes de órganos fallecidos en accidente de tráfico, la ONT apuesta por los donantes fallecidos en parada cardiaca. ¿Qué le parece esta posibilidad?

«Los tejidos son el patito feo de los trasplantes, pero también salvan la vida a las personas» 

Los donantes en parada cardiaca son los que son y además una parada en la calle que no se recupera requiere un traslado en un tiempo inferior a los 35 minutos. La distancia al hospital debe ser muy corta y requiere una UVI medicalizada. Si tienes dotaciones de sobra, puedes emplearlas en este procedimiento, pero si no las tienes o tienes que cubrir una zona muy amplia, no lo puedes hacer. Esto hay que hacerlo, pero no son muchos los donantes. Por ejemplo, en Barcelona, con 1,5 millones de habitantes en el área metropolitana, hay una media de 70 paros cardiacos irreversibles al año, de los que recuperamos solo la mitad. Además, la patología cardiaca está bajando y lo que funciona en una ciudad no funciona en otra.

¿Y la donación cruzada?
No es numéricamente significativa. También hay que hacerla, pero, por ejemplo, en Holanda solo hay ocho o nueve donaciones de este
tipo al año.

Entonces, ¿qué se puede hacer para mejorar las tasas de donación de órganos?
Lo que tenemos que hacer es no perder lo que hemos conseguido hasta ahora y también apurar en lo que podamos, como en la donación de vivo o en la procedente de pacientes en muerte encefálica. Todavía hay lugares donde la negativa familiar o la detección de los donantes se puede mejorar. En cualquier caso, mejoraremos muy poco a poco.

Noticias Relacionadas