Martes, 7 de Octubre de 2008

Un juez de EEUU ordena liberar a unos presos de Guantánamo

Reuters ·07/10/2008 - 18:49h

Un juez federal ordenó la excarcelación en Estados Unidos de 17 musulmanes chinos detenidos en la prisión militar de la Base Naval de Guantánamo, en un revés para la administración del presidente George W. Bush.

El juez de distrito Ricardo Urbina leyó su veredicto en una vista que atendía las apelaciones de los miembros de la etnia uigur, que pretenden ser liberados de la prisión militar y trasladarse a Estados Unidos.

El magistrado dijo que no hay pruebas de que los detenidos, que han estado en Guantánamo desde hace casi siete años, sean "combatientes enemigos" o representen un riesgo de seguridad, y que la Constitución estadounidense prohíbe la detención indeterminada sin una causa.

Urbina ordenó que sean llevados a su tribunal para una vista programada para el viernes.

"Estamos encantados", dijo Sabin Willett, abogada de algunos de los prisioneros. "La justicia se ha retrasado durante demasiado tiempo, pero hoy hemos visto a un gran juez dar una decisión justa y con principios".

El Departamento de Justicia dijo que estaba trabajando en un comunicado

El fallo supone un golpe para el Gobierno de Bush, que argumentó que los jueces federales no tienen la autoridad para ordenar la liberación en Estados Unidos de los detenidos.

No está claro cuándo podrían ser excarcelados los prisioneros o si su liberación sería retrasada por apelaciones presentadas por el Departamento de Justicia. Sus abogados aseguraron que es la primera vez que un tribunal federal ordena la excarcelación en Estados Unidos de un detenido en Guantánamo.

Los uigur vivían en un campamento en Afganistán cuando Estados Unidos bombardeó el país desde octubre de 2001. Escaparon a las montañas, donde fueron detenidos por las autoridades paquistaníes, que les entregaron a Estados Unidos.

Han permanecido en prisión aunque Estados Unidos ya no los considera "combatientes enemigos". Washington no ha sido capaz de encontrar a un país dispuesto a aceptarlos.

En 2006 Estados Unidos permitió que seis musulmanes chinos liberados de Guantánamo solicitaran asilo en Albania. Washington ha dicho que no puede devolver a los miembros de la etnia uigur a China, porque allí serían perseguidos.

Muchos musulmanes uigures, que proceden de Zinjiang, en el oeste de China, quieren más autonomía para la región, y algunos incluso piden la independencia. China mantiene una campaña implacable contra lo que califica de actividades separatistas violentas.

En Guantánamo quedan unos 265 detenidos. La mayoría llevan años encerrados sin cargos en la prisión creada en enero de 2002 para acoger a los sospechosos de terrorismo capturados tras el 11-S, y muchos se han quejado de abusos.