Martes, 7 de Octubre de 2008

EEUU dice que los vídeos online de drogas amenazan a los jóvenes

Reuters ·07/10/2008 - 17:47h

El director de la lucha antidrogas de la Casa Blanca ha dicho que los vídeos de Internet que muestran a personas consumiendo sustancias ilegales constituyen una peligrosa amenaza para los adolescentes, al alentarles a consumir drogas y alcohol.

John Walters, director de la oficina estadounidense encargada de la política antidroga , habló con motivo de que su organización ha publicado un estudio sobre vídeos relacionados con las drogas en portales populares como MySpace. En una entrevista con Reuters dijo que los padres deben vigilar las actividades de sus hijos en Internet.

La investigación, realizada en junio, reveló que un cinco por ciento de los jóvenes que son usuarios de la Red han visto al menos un vídeo relacionado con drogas en el último mes. Más de un tercio de ellos tienen menos de 16 años.

Walters aseguró que los vídeos, en su mayoría no profesionales, son publicados por cibernautas en páginas de intercambio y redes sociales y muestran desde el consumo de cocaína hasta fumar marihuana mediante el uso de pipas llamadas "bong".

"Los padres estarían horrorizados de saber que hay gente que se está colando en sus casas para alentar a sus hijos a que construyan un 'bong' o que se tomen una cerveza con 13 años", aseguró Walters.

"El hecho es que esa gente está entrando a hurtadillas en sus casas a través de la conexión a Internet del ordenador", aseguró.

Walters dijo que a pesar de que el número de adolescentes en el estudio que vieron vídeos relacionados con drogas se limitó al cinco por ciento, él sospecha que la cantidad de adolescentes expuestos a ese tipo de contenido a lo largo del año es mayor.

EXPOSICIÓN A LAS DROGAS

El estudio fue dirigido para la agencia estadounidense por Nielsen Online, que contó con la participación de 6.000 adolescentes.

La investigación determinó que un 40 por ciento de los vídeos relacionados con drogas vistos por los adolescentes del estudio contenían imágenes de utilización explícita de drogas o de secuencias que muestran a personas en estado de alteración de la consciencia.

Los vídeos que la organización calificó como especialmente preocupantes incluyen imágenes de jóvenes conduciendo bajo los efectos de las drogas o tomando fotos de otros adolescentes borrachos o inconcientes.

Walters afirmó que los adolescentes dependen de este medio de comunicación para sus trabajos del instituto, por lo que los padres no pueden simplemente desconectar el cable. Sin embargo, les recomendó que revisen el historial del navegador de los ordenadores y que, dado que los vídeos son publicados en redes sociales, que controlen los mensajes de texto de los móviles de sus hijos.

"Nadie está hablando de censura sobre Internet aquí, de lo que estamos hablando es de una legítima supervisión paterna", afirmó.