Martes, 7 de Octubre de 2008

Los padres suelen dudar de las vacunas pediátricas: estudio EEUU

Reuters ·07/10/2008 - 16:36h

Por Anthony J. Brown

Uno de cada cuatro padres tiene dudas sobre los riesgos y los beneficios de varias vacunas para sus hijos y, en muchos casos, demoran u olvidan la vacunación, demostró un nuevo estudio realizado en Estados Unidos.

Sin embargo, los resultados sugieren también que los médicos pueden alentar a los padres a que vacunen a sus hijos.

Este es el primer estudio nacional representativo sobre el comportamiento de los padres asociado con la vacunación de sus hijos.

Los padres fueron clasificados en tres grupos: los que no estaban seguros de que la vacunación fuera lo mejor ("inseguros"); los que demoraban la vacunación ("demorados") o los que decidían no vacunar a sus hijos ("se negaban"), explicó a Reuters Health la autora principal, la doctora Deborah A. Gust.

"El resultado más importante es que la gran proporción de padres que cambiaban de opinión sobre retrasar o no vacunar a sus hijos mencionaron 'la información o las garantías del médico' como el motivo principal", dijo Gust, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en Atlanta.

"Estudios previos también señalaron la importancia del diálogo entre médicos y padres sobre las vacunas", agregó.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, surgen de 3.924 entrevistas como parte de la Encuesta Nacional sobre Inmunizaciones (2003-2004). Las tasas de respuesta en el 2003 y el 2004 fueron del 57,9 y del 65 por ciento, respectivamente.

El 28 por ciento de los padres encajó en por los menos uno de los tres grupos de estudio (inseguros, demorados o que se negaban). La preocupación sobre la seguridad de la vacuna fue determinante en las tres cohortes.

La vacuna contra la varicela fue la que más preocupaciones causaba en los grupos de padres inseguros o que se negaban a vacunar a sus hijos.

En el grupo de "demorados", en cambio, ninguna vacuna generó especialmente preocupación y la mayoría de las demoras en la vacunación estuvieron relacionadas con una enfermedad de base en los chicos.

"Para evitar futuros brotes de enfermedades evitables mediante la vacunas, es fundamental que los médicos mejoren la comunicación con los padres preocupados por las inmunizaciones pediátricas", destacó Gust.

"Vivimos en un mundo que ya conoce los beneficios de las vacunas disponibles y se esperan más por venir. El desafío que enfrentamos es asegurarnos de no desperdiciar esa promesa por no haber sabido comunicarle a la población los beneficios y los riesgos de las vacunas", concluyó la investigadora.

FUENTE: Pediatrics, octubre del 2008