Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

WWF denuncia que no se hizo lo suficiente para evitar el vertido de fuel en el estrecho de Kerch

EFE ·12/11/2007 - 10:01h

EFE - Cinco barcos rusos han naufragado en las últimas horas en el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov, debido a una fuerte tormenta que azota esa zona.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) criticó hoy la falta de medidas para evitar el vertido de fuel en el estrecho de Kerch, entre Rusia y Ucrania, y dijo que las verdaderas consecuencias para el medio ambiente tardarán en conocerse.

"Todo el mundo fue alertado de la tormenta antes del 11 de noviembre, pero no se emitió ninguna orden estricta para llevar los barcos con cargamento contaminante a lugares seguros", lamentó en un comunicado de prensa divulgado en Ginebra Oleg Tsaruk, responsable de la división WWF-Rusia Cáucaso.

La madrugada del sábado el domingo, el petrolero "Volganeft", con 4.077 toneladas de fuel a bordo, se partió en dos cerca del puerto ruso de Kavkaz, víctima de la peor tormenta registrada en el estrecho de Kerch en los últimos treinta años.

La tormenta, con ráfagas de viento de hasta 100 kilómetros por hora y olas de cinco metros, también afectó a otras cinco embarcaciones y desde entonces una veintena de marineros están desaparecidos.

Para el responsable del programa de Petróleo y Gas de WWF-Rusia, Alexey Knizhnikov, "el accidente es una consecuencia natural de cuando se navega por el mar con buques diseñados para transitar por ríos", incapaces de soportar las fuertes tormentas.

En opinión de Tsaruk, "para minimizar las consecuencias de los vertidos de fuel en el mar es necesario crear un grupo ruso-ucraniano capaz de coordinar las acciones ante una emergencia de los dos países".

"Esa agencia no sólo debería ser responsable de limpiar los vertidos, sino que también debería prevenir los accidentes potenciales", añadió en referencia a que los cargueros con productos contaminantes siguieran navegando por el estrecho en esas condiciones climatológicas.

Por su parte, el director de Políticas de Conservación del WWF-Rusia, Evgeny Shvarts, espera que "el accidente lleve a adoptar una ley que garantice la seguridad del transporte de petróleo por el mar y los ríos", como se hizo en EEUU después de que el Exxon Valdez derramara 42 millones de litros de crudo en 1989.

Sobre las consecuencias medioambientales del vertido del domingo, el director ejecutivo de Conservación del WWF, Guillermo Castilleja, apuntó que aún "es demasiado pronto para conocer su verdadero impacto medioambiental".