Martes, 7 de Octubre de 2008

McCain espera frenar el impulso de Obama en el segundo debate

Reuters ·07/10/2008 - 15:35h

El candidato republicano John McCain, espera frenar el buen momento del demócrata Barack Obama y recuperar aliento en la carrera hacia la Casa Blanca en el segundo debate que tiene lugar el martes en Nashville, en el estado de Tennessee.

A cuatro semanas de las elecciones del 4 de noviembre, el debate ofrece a McCain una de las últimas oportunidades de remontar una carrera presidencial que se está inclinando hacia Obama en las últimas semanas.

"McCain tiene una gran oportunidad con este debate", declaró Peter Brown, subdirector de la encuesta de la Universidad de Quinnipiac. "Tiene que cambiar la dinámica y hacer a la gente reevaluar a Obama".

El debate en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee, comenzará a las 9 p.m. EDT (01:00 GMT del miércoles).

Obama ha reforzado su ventaja a nivel nacional, sobre todo en estados que se consideran cruciales, mientras la crisis de Wall Street ha centrado la atención sobre la economía, un área en la que los sondeos muestran que los votantes prefieren el liderazgo del senador por Illinois.

Un sondeo de Reuters/C-SPAN/Zogby dado a conocer el martes le da una ventaja de tres puntos sobre McCain, pero en otros tiene una diferencia mayor.

Las turbulencias económicas continuaron el lunes, cuando las acciones cayeron en la bolsa estadounidense en una muestra de que el plan de 700.000 millones de dólares aprobado por las autoridades no han acabado con los temores sobre la economía.

La campaña de McCain ha desatado una oleada de ataques sobre Obama en los últimos días, mientras tanto él como su candidata a vicepresidenta, Sarah Palin, intentan devolver la atención hacia la figura del senador demócrata y sus asociaciones con personas como el antiguo radical de los años 60 William Ayers y su antiguo pastor Jeremiah Wright.

CONTRAATAQUE

Obama ha contraatacado con un anuncio en el que plantea dudas sobre la relación de McCain con Charles Keating, una figura clave en un escándalo económico de finales de los 80 y primeros de los 90 que costó miles de millones de dólares a los contribuyentes.

Antes del debate, la campaña de Obama acusó a su rival de querer "destrozar a Barack Obama", mientras que los de McCain le acusaban de mentir sobre el historial del republicano.

"Para cambiar la dinámica de la carrera, creemos que McCain lanzará sus peores ataques y seguirá mintiendo sobre el historial de Barack Obama", dijo el portavoz de Obama Bill Burton.

El tiempo se está acabando para que McCain consiga dar la vuelta a la tendencia. El último debate será la semana que viene en Hampstead, New York.

Según los sondeos, Obama ganó el primer debate hace dos semanas, pero el del martes tiene un formato muy distinto, que McCain ha practicado en numerosas ocasiones.

Unos 100 votantes indecisos de Nashville identificados por la encuestadora Gallup plantearán preguntas a ambos en un debate moderado por el presentador de la NBC Tom Brokaw en el que los dos candidatos estarán sentados en taburetes pero podrán levantarse y moverse por el escenario.