Martes, 7 de Octubre de 2008

Los errores del caso Mari Luz "pueden repetirse", según los secretarios judiciales

Los secretarios judiciales se movilizan en apoyo a su compañera sancionada

AGENCIAS ·07/10/2008 - 16:28h

EFE - El portavoz del Colegio Nacional de Secretarios Judiciales, Rafael Lara, junto a la portavoz de la Unión Progresista de Secretarios Judiciales, Margarita Martínez.

“Hechos como el ocurrido en el Juzgado de lo Penal de Sevilla pueden pasar en cualquier momento y en cualquier lugar”. Es la advertencia que han lanzado los secretarios judiciales contra la sanción impuesta a la secretaria del juzgado que no ejecutó una sentencia condenatoria contra el presunto asesino de Mari Luz Cortés, Santiago del Valle.

El Ministerio de Justicia sancionó a la funcionaria con dos años de suspensión de empleo y sueldo por una falta grave. El expediente acusa a la secretaria de “negligencia y retraso injustificado” en su obligación de informar al juez. La sanción le atribuye también errores en el “impulso y ordenación del proceso y en sus competencias de organización, gestión, inspección y dirección técnico procesal de los funcionarios”.

Dos años sin empleo ni remuneración alguna para la secretaria, pero solo 1.500 euros de multa para Rafael Tirado, el juez encargado del juzgado que debía haber llevado a prisión a Del Valle. Es el desigual reparto de culpas sobre los dos máximos responsables del Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla.

“Hacer sangre del débil”

Las dos organizaciones que representan los intereses corporativos de los secretarios judiciales evitaron este martes cualquier comparación, pero tacharon de escandalosa la sanción impuesta a su compañera, y anunciaron una respuesta en forma de movilizaciones.

“El ministro de Justicia ha optado por hacer sangre en la parte más débil, frente a otros colectivos, y a modo de chivo expiatorio, para acallar voces y contentar a la opinión pública herida por la trascendencia del caso”, argumentó el portavoz del Colegio Nacional de Secretarios Judiciales. Podría, además, volver a ocurrir. Es la conclusión que sacan al denunciar que los juzgados del siglo XXI están dotados con “medios decimonónicos” que hacen que “el papel se siga apilando”.

Legajos, cordeles y carpetas en lugar de ordenadores. Cajas de cartón en vez de soportes informáticos. Los funcionarios judiciales acuden así al fondo del problema. A su juicio, lo ocurrido no se limita ni concluye en el caso Mari Luz. Con la dura sanción impuesta a la secretaria del juzgado de Tirado –“desmesurada”, según sus compañeros– Justicia “intenta ocultar su inoperancia para la solución de las graves carencias de la administración de Justicia tanto organizativas como de personal y de medios materiales”.

“El problema de fondo, según las asociaciones de secretarios, es y ha sido la carencia de reformas e inversiones en Justicia”. “Es necesaria una mayor inversión en medios personales y materiales”, reclaman los funcionarios. “De no ser así, con la actitud de cortar cabezas del Ministerio de Justicia, este triste caso pasará y nada se habrá solucionado”, denuncian. Para hacerse oír, los secretarios judiciales convocaron para el próximo 21 de octubre un paro de tres horas, un gesto “simbólico”, según defendió su portavoz.

Estos funcionarios piden también “el cese del ministro de Justicia” por dos motivos: no realizar las inversiones y reformas que los secretarios reclaman en el servicio público de la Justicia y “pretender encubrir el tema con la sanción impuesta a la compañera de Sevilla”.