Martes, 7 de Octubre de 2008

Eurodiputados del PSOE se suman a la acción contra las 65 horas y por el "trabajo decente"

EFE ·07/10/2008 - 15:52h

EFE - Cabecera de la manifestación celebrada este mediodía en Bilbao con motivo de la celebración del Día Mundial del Trabajo Decente, convocado por la Confederación Sindical Internacional.

Eurodiputados españoles del grupo socialista en el Parlamento Europeo (PE) se han sumado hoy en Bruselas a una acción a favor del "trabajo decente" para expresar su rechazo a la directiva europea que pretende ampliar la jornada laboral hasta las 65 horas.

La acción, una concentración en pleno barrio europeo, forma parte de una campaña a favor del trabajo decente organizada por las confederaciones internacional y europea de sindicatos, que incluye una gran manifestación esta tarde en París y movilizaciones en toda España.

El tema de las 65 horas queda incluido porque "el límite de una jornada laboral de 48 horas semanales es uno de los símbolos de trabajo decente a nivel mundial", según ha explicado a Efe el socialista español y ex presidente del PE Enrique Barón Crespo.

El Parlamento Europeo votará el próximo 19 de diciembre sobre el proyecto de directiva sobre Tiempo y Trabajo, que permitiría ampliar los límites de la jornada laboral actual hasta las 65 horas semanales y el grupo socialista espera conseguir una mayoría para rechazarlo.

"Hay que votar en contra de que se destruyan las normas internacionales del trabajo, el derecho del trabajo del siglo XX, la lucha de seis generaciones de sindicalistas", ha abogado el eurodiputado socialista Alejandro Cercas, que considera que la directiva implica "un retroceso histórico al siglo XIX".

Los socialistas sí están dispuestos a discutir en el Parlamento que, en determinadas circunstancias y a través de la negociación colectiva, se puedan hacer excepciones sobre el tiempo límite, pero sin tocar las reglas de fondo.

"Podemos incorporar elementos de flexibilidad, pero la flexibilidad tiene que ir siempre acompañada de la seguridad de los derechos de los trabajadores, porque hablar sólo de flexibilidad sin hablar del respeto a los derechos de los trabajadores significa volver a la Edad Media", ha explicado Cercas.

El grupo parlamentario socialista aprovechará los próximos tres meses para tener una mayoría en el Parlamento y frenar esta directiva de los Veintisiete que les parece, "a parte de inhumana, una brutalidad y algo que va contra la razón y contra cualquier tipo de juicio que quiera mirar hacia el futuro con unos ojos de progreso y no de regreso", ha destacado el eurodiputado.