Martes, 7 de Octubre de 2008

El Senado demora durante al menos otra semana la designación de los magistrados del TC

EFE ·07/10/2008 - 13:40h

EFE - El ex presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, junto a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, durante el acto de apertura del Año Judicial, en septiembre pasado.

El Senado demorará durante al menos otra semana más el proceso de designación de los cuatro magistrados para el Tribunal Constitucional (TC), ya que los servicios jurídicos de la Cámara aún no ha concluido el informe sobre la idoneidad de los 23 candidatos remitidos por los parlamentos autonómicos.

Según ha precisado a los periodistas el portavoz adjunto de los socialistas en el Senado, José Miguel Camacho, existe la posibilidad de que sea necesario pedir a las comunidades autónomas información adicional sobre los candidatos.

La pasada semana, el Senado recibió la lista de candidatos elegidos por los parlamentos autonómicos, un total de 23, entre los que figuran los dos únicos nombres propuestos por el PP, los ex miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López y Francisco Jose Hernando.

Ya el pasado martes, el presidente del Senado, Javier Rojo, remitió el listado a la Secretaria General para que elabore un informe que constate la idoneidad de los aspirantes.

La portavoz del PSOE en la Cámara Alta, Carmela Silva, apuntó entonces que dicho informe podría estar listo hoy para verlo en la reunión de portavoces y que así Rojo pueda dar el siguiente paso en el proceso, que es fijar la fecha de convocatoria de la Comisión de Nombramientos, en la cual se votarán los cuatro nombres que pasarán posteriormente al pleno.

"Por lo que ha comentado Rojo" hoy en la Junta de Portavoces, ha explicado Camacho, la documentación de cada uno de los aspirantes es "muy amplia", lo cual exige analizarla "con detenimiento".

Así, para convertirse definitivamente en los magistrados designados por la Cámara Alta, deberán obtener una mayoría de tres quintos en la votación del pleno.