Martes, 7 de Octubre de 2008

Treinta heridos en un aterrizaje de emergencia en Australia

Reuters ·07/10/2008 - 08:30h

Unas 30 personas resultaron heridas el martes, algunas con huesos rotos y contusiones, cuando un avión de pasajeros de la línea Qantas que volaba desde Singapur a Perth se encontró con turbulencias y tuvo que aterrizar de emergencia en un remoto aeropuerto australiano, según las autoridades.

"Cuando viajaba en vuelo equilibrado, la nave experimentó una súbita alteración en el vuelo, que provocó heridas a una serie de pasajeros y miembros de la tripulación, principalmente en la parte trasera de la nave", indicó la Oficina Australiana de Seguridad de Transporte Aéreo en un comunicado.

"La tripulación emitió una señal de MAYDAY y desvió la nave a Learmonth, cerca de Exmouth (...), donde aterrizó sin mayores incidentes", indicó el texto.

En un principio, la policía describió la nave como un airbus A320 con 370 pasajeros a bordo, pero más tarde Qantas aclaró que el vuelo QF72 era un A330-300 con 303 pasajeros y 10 tripulantes.

"Las primeras noticias indican que tres miembros de la tripulación de cabina y aproximadamente 30 pasajeros resultaron heridos, incluyendo unos 15 con heridas graves, principalmente huesos rotos y contusiones", explicó la Oficina de Seguridad de Transporte Aéreo.

Learmonth tiene una sola pista, de unos 3.000 metros de largo, y es utilizado principalmente por empresas de gas y petróleo. La localidad más cercana es el puerto de Exmouth, unos 1.100 kilómetros al norte de Perth.

Qantas ha sufrido una serie de accidentes recientemente.

En uno de ellos, las autoridades australianas de seguridad culparon el mes pasado a una botella de oxígeno de la explosión en pleno vuelo que abrió un agujero del tamaño de una furgoneta en el costado de un Qantas 747 el pasado 25 de julio.

Ese Qantas 747-400 sufrió una repentina pérdida de presión en la cabina durante un vuelo de Hong Kong a Melbourne, obligando a la nave a hacer un descenso de emergencia antes de desviarse a Filipinas, aterrizando en Manila sin más problemas.

El piloto aterrizó manualmente con ayuda de los controladores de tráfico aéreo del aeropuerto, donde desembarcaron sanos y salvos los 346 pasajeros y 19 miembros de la tripulación