Lunes, 6 de Octubre de 2008

Más niños en EEUU que en Europa, tratados por alteración mental

Reuters ·06/10/2008 - 16:28h

Por Anne Harding

Un nuevo estudio indica que los niños en Estados Unidos son mucho más propensos que en Holanda y Alemania a recibir indicación de fármacos para alguna alteración mental.

Los resultados cuestionan el tratamiento de los problemas de salud mental en los niños estadounidenses, comentó a Reuters Health la autora principal del estudio, la doctora Julie M. Zito, de la University of Maryland, en Baltimore.

"No conocemos si estas cifras tan altas son buenas y si las cifras más bajas son malas o viceversa", señaló la experta durante una entrevista.

Es más, Zito agregó que los datos sobre la seguridad y la efectividad de esos fármacos en niños siguen siendo escasos. "Casi no tenemos información sobre los resultados en la población pediátrica", agregó.

Cada vez más niños toman los llamados fármacos psicotrópicos; los más frecuentes son los estimulantes, los antidepresivos y los antipsicóticos, escribió el equipo en la edición en internet de la revista Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health.

Los autores analizaron la tasa de uso de esos medicamentos en niños de los tres países para comprender mejor la influencia de normas, prácticas clínicas y factores sociales.

El equipo revisó datos del 2000 sobre 110.944 personas de 0 a 19 años en Holanda, 356.520 niños en Alemania y 127.157 en Estados Unidos. Todos tenían cobertura médica.

Los niños estadounidenses eran los más propensos a ser medicados: el 6,7 por ciento tomaba un psicotrópico a diferencia del 2,9 por ciento en Holanda y el 2 por ciento en Alemania.

Los estadounidenses tendían también a consumir varios fármacos: el 19,2 por ciento de los niños medicados tomaban dos o más fármacos, a diferencia del 8,5 por ciento en Holanda y el 5,9 por ciento en Alemania.

El equipo halló que los niños en Estados Unidos eran tres veces más propensos que los europeos a recibir indicación de consumir antidepresivos o estimulantes y dos veces más proclives a tomar antipsicóticos.

Zito admitió que se desconocen las causas de esas diferencias entre países.

"Podría influir la cultura. De hecho, los médicos en Estados Unidos son reconocidos por adherir más a los protocolos terapéuticos que los europeos", dijo la autora.

La autora añadió que el entrenamiento psiquiátrico y las prácticas diagnósticas en Estados Unidos son muy similares a los existentes en Europa occidental.

Zito dijo también que se necesitan nuevos estudios para dar más claridad a las guías de tratamiento de los niños que toman psicotrópicos y asegurar que reciban una atención amplia.

Para la investigadora, si los problemas de salud mental pediátricos son síntomas de problemas sociales mayores en Estados Unidos, administrar solamente fármacos no sería la mejor forma de solucionarlos.

FUENTE: Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health, online 24 de septiembre del 2008