Martes, 7 de Octubre de 2008

Tricicle incorpora números de siempre y renovados en su risoterapia "Garrick"

EFE ·07/10/2008 - 14:16h

EFE - Paco Mir (c), Joan Gracia (d) y Carles Sans, los componentes de Tricicle, abren temporada en el Teatro Poliorama con su nuevo espectáculo "Garrick", dedicado al cómico inglés del siglo XVIII David Garrick, en el que se convierten en "risoterapeutas" para hacer olvidar las penas al público.

Un ladrón que atraca a otro, unos hombres embarazados experimentando qué se siente en ese estado y un jinete montando a caballo son algunos de los números cómicos que Tricicle ha incluido en su espectáculo "Garrick", un montaje protagonizado por tres "risoterapeutas".

Serios y peinando canas, Paco Mir, Joan Gràcia y Carles Sans, los componentes de Tricicle, han presentado hoy en rueda de prensa Barcelona su espectáculo "Garrick", un montaje que lleva ya un tiempo girando por España pero que aterriza ahora en Barcelona.

Los tres cómicos catalanes se instalan en la ciudad que les ha visto crecer y abren temporada el 17 de octubre en el Teatro Poliorama con un montaje dedicado al cómico inglés del siglo XVIII David Garrick.

Compaginan su actuación en el Poliorama con la dirección de "Spamalot" en el Teatro Victoria, ambos teatros gestionados por TresXTres, la empresa que reúne a la productora Anexa, a la compañía Dagoll Dagom y al propio Tricicle.

Toman como excusa el nombre de Garrick, actor muy conocido en su época, extraordinariamente dotado para la comedia, con actuaciones recomendadas por los médicos para curar cualquier pena del alma, para titular el espectáculo y convertirse ellos mismos en médicos o "risoterapeutas".

Con bata blanca, los "tricicles" se plantean el espectáculo como si fueran "doctores del humor" porque "reír es saludable y tendría que estar subvencionado por la Seguridad Social", ha señalado Sans.

Con ese punto de partida desarrollan una conferencia-espectáculo sobre el humor en el que recuperan números e ideas que después de 30 años querían volver a hacer, 'sketches' aparcados que "ponemos en escena para que disfrutemos nosotros y el público", ha añadido Joan Gràcia.

Con su humor gestual habitual, recuperan las máscaras, el "gag" y el chiste visual, así como ideas perdidas, no desarrolladas o que no tenían cabida en otros espectáculos, como el personaje de un faquir o una persona sentada en una silla de ruedas.

Los tres doctores de la risa analizan en el espectáculo sin palabras, con voz en "off" en castellano, su tipo de humor y lo que provoca la risa con números o historias divertidas y un punto de partida diferente, como la de dos individuos que se quedan atrapados en el interior de un ascensor o un "gag" que se desarrolla dentro de unos lavabos.

Se basan en historias de vivencias en las que están excluidos temas sobre moda, política o crisis "porque son cosas que no nos apetece tocar", ha explicado Joan Gràcia.

A su juicio, "tratamos el humor a partir del hombre o la mujer tal cual, sin pertenecer a una cultura o religión determinada, en un humor gestual que hace reír desde Japón a Alaska o Barcelona".

A pesar de no tratar temas que cada día aparecen en las noticias o que están en boca de todo el mundo, como la crisis financiera mundial, Carles Sans ha sacado a colación la teoría de que "en épocas de crisis está demostrado que el entretenimiento funciona".

Defienden su humor como saludable y Joan Gràcia recuerda que desde hace 30 años los tres salen a saludar al público en el vestíbulo del teatro y, al igual que en la época de Garrick los médicos mandaban a su teatro a los melancólicos, ahora reciben "cientos de cartas de gente que nos ha venido a ver y ha olvidado sus problemas".

Al respecto, Paco Mir ha dejado claro que la "risoterapia está de moda, pero nosotros no provocamos automáticamente la risa, sino espontáneamente".

Ha recordado también el "tricicle" que a la salida de una de sus actuaciones bilbaínas, cuando salieron a saludar a la platea, unas personas estaban repartiendo folletos de propaganda de risoterapeutas.