Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Diez de las dieciséis láminas robadas están ya en la Biblioteca Nacional

EFE ·12/11/2007 - 19:25h

EFE - Exposición de las diez páginas de libros antiguos que fueron sustraídos de la Biblioteca Nacional, entre ellos dos mapamundis pertenecientes a la Cosmografía de Ptolomeo de 1482, que hoy fueron entregados por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al titular de Cultura, César Antonio Molina.

La Biblioteca Nacional tiene ya en su poder diez de las dieciséis láminas sustraídas por el español de origen uruguayo César Gómez Rivero, que han sido entregadas hoy por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al titular de Cultura, César Antonio Molina, en la sede de esta institución.

Las láminas, todas ellas de gran valor, han sido recuperadas por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en colaboración con Interpol, tras una labor de investigación que fue calificada de "excelente" por el ministro del Interior.

Entre las piezas que han regresado a la Biblioteca ocho proceden de Buenos Aires y fueron devueltas por el abogado de Gómez Rivero a la policía argentina. Las otras dos fueron localizadas en Nueva York y se las entregó en Washington, el pasado día 8, el director del FBI al director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida.

De Nueva York llega así uno de los dos mapas sustraídos de sendos ejemplares de la edición incunable de la "Cosmografía" de Claudio Ptolomeo, de 1482, y otro mapa de una edición de 1507 de la "Geografía" de Ptolomeo.

En Sydney fue localizado el pasado 12 de octubre el otro mapa perteneciente a la edición incunable de la "Cosmografía", que fue intervenido el 25 de ese mismo mes. Actualmente está siendo custodiado en la Biblioteca Nacional de Canberra, en espera de que transcurra el mes de plazo que, a partir de la fecha de la incautación, establecen las leyes australianas para su devolución a España.

La operación policial sigue abierta para tratar de recuperar las cinco láminas restantes, que, según dijeron Pérez Rubalcaba y Molina, es de esperar que regresen "pronto" a España, a tenor de la rapidez con que la Guardia Civil ha trabajado hasta ahora y del "éxito" que ha tenido la "operación Cosmografía".

Para evitar que se vuelvan a repetir robos como los protagonizados por César Gómez Rivero, la Biblioteca Nacional ha reforzado de manera significativa las medidas de seguridad y, también, realizará una vez al año un inventario de sus fondos -25 millones de volúmenes-, para lo cual cerrará sus puertas del 14 al 19 de enero próximos.

La directora de la Biblioteca, Milagros del Corral, manifestó hoy su extrañeza por el hecho de que este tipo de inventario no se haya realizado desde 1988, y no descartó que tras ese control exhaustivo se puedan descubrir nuevos robos, aunque no habrían sido efectuados por Gómez Rivero, dado que los documentos consultados por este "investigador" han sido comprobados todos.

En la Sala Cervantes, que fue donde el pasado mes de agosto se descubrió el robo de las dieciséis páginas pertenecientes a diez libros antiguos, se lleva a cabo "un cotejo exhaustivo", pero dado que en ella se guardan manuscritos, incunables y libros raros, la labor de revisión es más lenta y se tardará "de dos a cinco años" en tener todo bajo control, según dijo el ministro de Cultura.

Pérez Rubalcaba manifestó la enorme satisfacción que sentía, tanto por la actuación del Grupo de Patrimonio de la Guardia Civil como por el "incalculable valor" de las piezas restituidas a la Biblioteca Nacional, que tienen "más de cinco siglos de antigüedad" y que, además, "son del patrimonio de todos los españoles y forman parte de nuestra historia".

El titular de Interior subrayó que el citado grupo de patrimonio hace grandes esfuerzos por recuperar "una buena parte de lo que algunos insensatos expolian y que normalmente acaban ante el juez".

Molina destacó a su vez que la recuperación de las láminas es una buena prueba de que España "ha tomado conciencia de que posee un gran patrimonio cultural y lo tiene que defender allí donde esté", una labor de protección que también está quedando clara en el "caso Odyssey".

El ministro de Cultura agradeció a Pérez Rubalcaba que se haya "volcado" en la investigación del robo de la Biblioteca Nacional y aseguró que los ministerios de Cultura y de Interior "no van a cejar en perseguir toda esta delincuencia de guante blanco, que más bien es negrísimo". "No hay tregua con esos delincuentes, y todos van a ser perseguidos, detenidos y juzgados".