Domingo, 5 de Octubre de 2008

Un banco alemán prueba el compromiso de estabilidad europeo

Reuters ·05/10/2008 - 16:09h

Alemania dijo el domingo que no permitiría que el banco hipotecario Hypo Real Estate infectara su sistema bancario, poniendo a prueba el compromiso de los líderes europeos para devolver la estabilidad a un sistema financiero afectado por la peor crisis desde la década de 1930.

Responsables del Gobierno alemán, el banco central y el regulador financiero se esforzaban por salvar al HRE, después de que bancos y aseguradoras alemanes se retiraran de un plan de rescate liderado por el Estado de 35.000 millones de euros acordado hace sólo unos días.

"El Gobierno alemán dice hoy que no permitirá que los problemas de una institución financiera se conviertan en un problema para todo el sistema financiero", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, en rueda de prensa.

El Gobierno alemán también dijo el domingo que garantizaría las cuentas privadas dentro de su reacción a la crisis bancaria. "El Estado garantiza los depósitos privados en Alemania", dijo el portavoz del Ministerio de Finanzas alemán, Torsten Albig

Bélgica y Luxemburgo también intentaban proteger depósitos y decenas de miles de puestos de trabajos mientras buscaban un comprador para lo que queda del grupo bancario y de seguros Fortis, después de que Holanda nacionalizara el resto.

Bancos europeos se han visto duramente afectados por la crisis que comenzó en Estados Unidos cuando se hundió el mercado inmobiliario y se multiplicaron las deudas hipotecarias de cobro dudoso.

La escalada de la crisis ha paralizado las bolsas, provocado una enorme volatilidad en los mercados y modificado el escenario financiero mundial en cuestión de semanas.

Los líderes de los mayores países europeos se reunieron el sábado en París para coordinar una respuesta a la crisis, después de que el Congreso de Estados Unidos aprobara un plan de rescate financiero por 700.000 millones de dólares destinado a comprar activos "tóxicos".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien convocó la reunión de emergencia, dijo que los gobiernos del bloque necesitaban actuar de una forma coordinada.

Sin embargo, aseguró que nunca había ido tan lejos como para proponer un plan de rescate financiado por la UE para los bancos, algo que Berlín había rechazado cuando se empezó a hablar de él hace unos días.

"Nos comprometemos conjuntamente a asegurar la estabilidad y solidez de nuestro sistema bancario y financiero y tomaremos todas las medidas necesarias para alcanzar este objetivo", afirmaron los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido e Italia en un comunicado.

También instaron a la Comisión Europea a generar propuestas legislativas en un futuro cercano sobre formas de asegurar los depósitos bancarios en la Unión Europea, y exhortaron al establecimiento inmediato de agencias transfronterizas para mejorar la supervisión.

ESFUERZOS ALEMANES

Las dificultades del HRE, con sede en Múnich y que presta dinero para proyectos inmobiliarios y a gobiernos, han sido un dolor de cabeza para Merkel, quien asistió a la cumbre en París y dijo que los responsables de la crisis deberían contribuir a resolverla.

"Estamos luchando por la futura existencia de la compañía", dijo el portavoz del HRE, Hans Obermeier.

Ni el HRE ni los bancos y aseguradoras implicadas habían informado al Gobierno antes del fracaso del paquete de rescate, dijo el portavoz del Ministerio de Finanzas alemán. "Desde luego es algo muy sorprendente", añadió.

La crisis crediticia es uno de los factores que están empujando a muchos países industrializados hacia la recesión.

/Por Gernot Heller y Keith Weir/