Domingo, 5 de Octubre de 2008

PP y PSOE no acercan posiciones sobre la crisis

Reuters ·05/10/2008 - 15:44h

PSOE y PP volvieron a intercambiar el domingo críticas por sus respectivas actitudes ante la crisis, en medio de tal clima de división que hará difícil que salga algún acuerdo del encuentro que el próximo jueves mantendrán el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el responsable económico del Partido Popular, Cristóbal Montoro.

Montoro aseguró el domingo que acudiría con una actitud flexible a la reunión, que servirá para preparar la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, mantendrán para abordar la crisis en una fecha aún por determinar.

Sin embargo, también dejó claro que el Gobierno debe estar dispuesto a negociar los presupuestos generales del Estado para 2009 para poder llegar a algún tipo de consenso.

"Exigimos al Gobierno que abra al debate los presupuestos. No entiendo qué clase de acuerdo pretende el Gobierno con nosotros a la hora de superar la crisis económica. El presupuesto del Estado es el primer instrumento de política económica que tiene España", dijo Montoro en una rueda de prensa tras una reunión del equipo económico del PP.

Los populares propusieron además la creación por parte del Estado de un aval de un importe de unos 30.000 millones de euros para reforzar el fondo de garantía de depósitos bancarios que cubre 20.000 euros por depositante en cada banco.

Montoro explicó que una cuantía de esa naturaleza supondría un refuerzo importante de la situación y que la aplicación de ese aval tendría que someterse a control parlamentario.

"LE IMPORTA UN BLEDO"

Mientras Montoro hablaba sobre las perspectivas del encuentro con Solbes, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, criticó duramente la actitud del PP ante la situación económica y le acusó de "generar desconfianza".

"A Rajoy y al PP le importa un bledo que se derrumbe el edificio financiero español con tal de quedarse ellos con el solar", afirmó Blanco en la clausura del Congreso del Partido Socialista de Melilla.

Pese a esta declaración, Blanco aseguró que sí quiere llegar a un acuerdo con el PP, a cuyo líder pidió "que confíe en España, en su sistema financiero, en sus trabajadores y en sus empresas y que no le haga mas daño a nuestro país en este momento de enorme dificultad".

"Es la hora de políticos serios, responsables y no la hora de políticos oportunistas, de la frivolidad, del chascarrillo", afirmó.

La mayoría de los economistas dicen que prevén que la economía española entre en recesión en la segunda mitad de este año, una drástica caída del crecimiento del PIB del 3,7 por ciento en 2007.