Domingo, 5 de Octubre de 2008

El Gobierno británico dice que no pedirá una rebaja de tipos

Reuters ·05/10/2008 - 14:53h

El Gobierno británico no presionará al Banco de Inglaterra para que reduzca sus tipos de interés, sino que será flexible con la política económica para aliviar el impacto de la crisis crediticia, dijo el ministro de Finanzas, Alistair Darling.

En declaraciones a la cadena BBC el domingo, Darling afirmó que el Gobierno también estaba dispuesto para ayudar a cualquier otro banco afectado por la crisis financiera, que según economistas está llevando a Reino Unido a su primera recesión desde inicios de los noventa.

"No escribiré al Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) para que cambie sus objetivos", sostuvo Darling, en respuesta a una demanda de un respetado político de la oposición para que el Gobierno pida al banco central que baje los tipos.

El BoE, al que se le dio la autoridad sobre los tipos de interés poco después de la elección del Partido Laborista en 1997, tiene como objetivo mantener la inflación en el 2 por ciento, y sujeto a eso, apoyar las políticas económicas del Gobierno.

La mayoría de la analistas espera que el Comité de Política Monetaria del BoE reduzca los tipos al 4,75 por ciento desde el 5 por ciento actual durante su reunión mensual prevista para el jueves, pese a que la inflación está superando el doble del límite oficial establecido frente a los temores por la economía.

Algunos afirman que los tipos de interés de todas formas deberán caer por debajo del 3,5 por ciento, a su nivel más bajo en 50 años, para prevenir una recesión más profunda y prolongada.

"Estamos en la cúspide de un gran desastre económico procedente del desastre financiero", afirmó el portavoz de economía de los Liberales Demócratas, Vincent Cable.

"Va a ser necesaria una reducción importante (de los tipos de interés) y el ministro de Hacienda (Darling) tendrá que despejar el camino para que lo hagan", agregó.

Darling sostuvo que necesitaría ser flexible con las finanzas públicas a fin de ayudar a las familias y a las empresas a afrontar la alta inflación y la crisis del crédito.

Ha habido especulaciones de que Darling podría flexibilizar las regulaciones fiscales que limitan la deuda pública en proporción al producto interior bruto.

/Por Matt Falloon/