Domingo, 5 de Octubre de 2008

O.J. Simpson agota su suerte en Las Vegas

Reuters ·05/10/2008 - 12:28h

O.J. Simpson, quien hace más de una década sorprendió a Estados Unidos al ser absuelto en un juicio por homicidio, pasó el sábado en una cárcel de Las Vegas y se enfrenta una posible cadena perpetua, después de que un jurado determinara su culpabilidad en un juicio por secuestro y robo.

El ex jugador de fútbol americano, quien salió del "Juicio del Siglo" como un hombre libre en medio de muchas opiniones que apuntaban a que había apuñalado a su ex mujer y a un amigo de ésta hasta matarlos, fue esposado y llevado a prisión el viernes, después que él y otro acusado fueran declarados culpables de robar a un par de coleccionistas en un hotel en Las Vegas.

Un secretario del tribunal leyó rápidamente una docena de sentencias de culpabilidad contra él y Clarence "C.J." Stewart, que los jurados emitieron tras 13 horas de deliberaciones, 13 años después de su absolución del 3 de octubre de 1995 en Los Ángeles.

Los miembros de la familia de Simpson quedaron sollozando en la primera fila de la sala y su hermana, Carmelita Durio, fue asistida por paramédicos después de sufrir un desmayo.

La jueza del tribunal de distrito del Condado de Clark, Jackie Glass, rechazó las peticiones de los abogados de Simpson, de 61 años, y de Stewart, de 54, para que se les permitiera permanecer libres hasta que se emita la sentencia el 5 de diciembre.

Ambos hombres, que fueron declarados culpables de conspiración, allanamiento, secuestro, robo y asalto y se enfrentan a penas que oscilan entre los cinco años de prisión y la cadena perpetua.

En contraste con el caso de homicidio, que llamó la atención de gran parte del mundo, dividió a los estadounidenses y marcó el comienzo de una nueva era del periodismo sobre famosos, el juicio de tres semanas de Simpson en Las Vegas apareció en pocos titulares.

Unos testigos dijeron que el ex jugador y cinco acompañantes entraron en la habitación 1203 del Palace Station y retuvieron a los coleccionistas Bruce Fromong y Alfred Beardsley a punta de pistola, llevándose miles de dólares en artículos.

La defensa afirmó que gran parte de las cosas pertenecían a Simpson y que él no estaba al tanto que dos de sus acompañantes tenían armas. Cuatro de los cinco cómplices de Simpson accedieron a declararse culpables y testificar contra él en el juicio.

/Por Dan Whitcomb/