Domingo, 5 de Octubre de 2008

El Papá abre el Sínodo criticando las modernas sociedades ateas

Reuters ·05/10/2008 - 11:58h

El Papa Benedicto XVI abrió el concilio de obispos en el Vaticano el domingo condenando la cultura moderna tan falta de fe que hacía que "algunos" proclamaran la muerte de Dios y que provocaba que países enteros perdieran su identidad.

El pontífice alemán de 81 años hizo estos comentarios durante la homilía de una misa que inauguró el sínodo que durante un mes reunirá a los obispos católicos de todo el mundo para analizar la revelación del mensaje de Dios a través de las escrituras.

El Papa afirmó que países que habían sido "ricos en cuanto a fe antiguamente" estaban "perdiendo su identidad bajo la dañina y destructiva influencia de cierta cultura moderna".

Desde su elección por la curia romana en 2005, Benedicto XVI ha condenado la pérdida de la cristiandad en los países más desarrollados de Europa y últimamente se ha pronunciado sobre la necesidad de inyectar valores morales en el área de la política en el viejo continente.

"Hay quienes, después de decidir que 'Dios ha muerto', se proclaman a sí mismos como dioses y artesanos de su propio destino, dueños absolutos del mundo", expresó en referencia a la famosa frase del pensador alemán del siglo XIX Friedrich Nietzsche.

Los intentos de "apartar a Dios" ha llevado a la arrogancia al poder, el egoísmo, la injusticia, la explotación y la violencia, dijo en la Basílica de San Pablo.

"Cuando los hombres se proclaman dueños absolutos de sÍ mismos y dueños de la creación, ¿pueden construir una sociedad donde la libertad, la justicia y la paz reinan?", se preguntó el pontífice alemán.

CHINA LE DA EL NO A LOS OBISPOS

El sínodo, cuyas sesiones comienzan de forma oficial el lunes, analizará las escrituras y marcará un hito cuando el rabino Shear-Yashuv Cohen se convierta en el primer judío en dirigirse a una reunión en el Vaticano.

Sin embargo, el evento se ha visto empañado por la ausencia de los obispos chinos, cuyo gobierno les negó el permiso de viaje.

El gobierno del país asiático, de inspiración comunista, no permite a sus ciudadanos que profesan la fe católica que reconozcan la autoridad del Papa y los obliga a formar parte de una organización católica que está controlada por las autoridades.

Benedicto XVI ha hecho de la mejora de las relaciones con el gigante asiático uno de los objetivos de su pontificado y espera que los lazos diplomáticos puedan ser restaurados.

China por su parte sostiene que antes de restablecer las relaciones rotas después del triunfo de la revolución de Mao en 1949, el Vaticano debe romper sus relaciones con Taiwan, que es considerada por Pekín como una provincia secesionista.

/Por Philip Pullella/