Sábado, 4 de Octubre de 2008

El jefe del FMI insta a los líderes europeos a trabajar unidos

Reuters ·04/10/2008 - 15:58h

Europa debe adoptar una estrategia coordinada ante la crisis financiera, dijo el sábado el jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que advirtió en contra de que los países actúen puramente por sus propios intereses.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha reunido a los jefes de Gobierno de Alemania, Italia y Reino Unido en una cumbre con la que espera apuntalar la confianza en un sistema bancario golpeado por la peor crisis financiera desde la década de 1930 y ayudar a una economía al borde de la recesión en gran parte del mundo desarrollado.

"Lo que cuenta por encima de todo es la coordinación y la voluntad de no actuar cada uno pensando en uno mismo, como hemos visto un poco en algunos casos europeos", dijo Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional, a los periodistas tras reunirse con Sarkozy.

"La situación económica del mundo es muy preocupante", añadió Strauss-Kahn, diciendo que el FMI revisaría a la baja sus previsiones de crecimiento económico mundial.

La cumbre de París se produce tras la aprobación el viernes por el Congreso de Estados Unidos de un plan de rescate bancario de 700.000 millones de dólares (unos 506.000 millones de euros) para afrontar una crisis provocada por un hundimiento del mercado inmobiliario y un incremento de la deuda hipotecaria de dudoso cobro.

"Mi administración actuará lo más rápido posible, pero los beneficios de este paquete no se sentirán todos de forma inmediata", dijo el sábado el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en su discurso semanal radiofónico.

Las repercusiones de la crisis han rediseñado el escenario de la banca en ambos lados del Atlántico, paralizado los mercados monetarios y provocado gran volatilidad en las bolsas.

COMPRADOR PARA FORTIS

Subrayando los problemas a los que se enfrenta la industria bancaria, los gobiernos de Bélgica y Luxemburgo se esforzaban el sábado por encontrar un comprador para los restos del grupo financiero Fortis después de que Holanda nacionalizara la mayoría de sus unidades holandesas.

La ruptura del grupo bancario y de seguros transfronterizo se produjo menos de una semana después de un primer intento de rescate en el que los tres gobiernos inyectaron 11.200 millones de euros en la compañía.

El ministro de Economía de Luxemburgo dijo que el banco francés BNP Paribas era un posible postor para parte de Fortis y que debía encontrarse una solución antes del lunes.

Más allá de ofrecer palabras reconfortantes, se prevé que la cumbre se centre en si los Gobiernos de la Unión Europea deben aumentar los niveles de protección a los depósitos en un esfuerzo por restablecer la confianza.

Irlanda ha indignado a algunos países europeos al prometer garantías a todos los depósitos bancarios, una iniciativa que ha llevado a algunos depositantes en Reino Unido a trasladar sus ahorros a sucursales de bancos irlandeses.

Strauss-Kahn dijo que la complejidad de la UE hacía aún más importante enviar un mensaje coordinado.

"Espero que Sarkozy emerja con un mensaje a los europeos, un mensaje de acción colectiva concertada que es aún más necesario en Europa que en Estados Unidos porque Europa es una construcción más compleja", declaró.

Los ministros de Finanzas de los 15 países de la zona euro tienen previsto reunirse el lunes en Luxemburgo y los de los 27 de todo el bloque el martes.

/Por Tamora Vidaillet y Anna Willard/