Viernes, 3 de Octubre de 2008

Instan a incluir advertencia en bebidas energizantes cafeinadas

Reuters ·03/10/2008 - 16:50h

Por Anne Harding

Un equipo de expertos de Johns Hopkins recomienda que las bebidas energizantes con alto contenido de cafeína incluyan etiquetas de advertencia.

Uno de los autores de la revisión de estudios publicados sobre los efectos del consumo de esas bebidas advierte que los jóvenes que consumen bebidas energizantes potenciadas con cafeína serían más propensos a consumir en el futuro fármacos como la ritalina.

Dado que las bebidas energizantes se comercializan como mejoradores del rendimiento físico y estimulantes, el doctor Roland R. Griffiths explicó a Reuters Health que los jóvenes que las consumen para mejorar su rendimiento serían más propensos que el resto a usar fármacos de venta bajo receta que prometan esos mismos efectos.

"Parece un umbral muy fácil de superar, pero como sociedad queremos que esa línea se note más", dijo Griffiths.

En el estudio sobre la comercialización, la regulación y los efectos sobre la salud de las bebidas energizantes con cafeína se insta a las autoridades a regular el etiquetado para que los productores de esas bebidas incluyan el contenido de cafeína de sus productos y adviertan sobre el riesgo de intoxicación.

El estudio, del equipo dirigido por Griffiths, de Johns Hopkins University School of Medicine, fue publicado este mes en Drug and Alcohol Dependence.

La primera bebida energizante con cafeína, Red Bull, apareció en 1987, y ahora existen cientos de marcas en el mercado. En Estados Unidos, las ventas alcanzaron 5400 millones de dólares en 2006.

Los fabricantes no cumplen con las normas de etiquetado establecidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos al vender productos con entre 50 y 505 mg de cafeína por botella como suplementos nutricionales.

FDA limita el contenido de cafeína en las bebidas de tipo cola a 71 mg por cada 350 centímetros cúbicos o menos, y exige que los estimulantes de venta libre que contienen cafeína incluyan advertencias sobre sus riesgos.

El equipo explica que consumir demasiada cafeína puede producir dolor gastrointestinal, ansiedad y agitación, aceleración de los latidos e insomnio, especialmente en las personas que no están acostumbradas a consumirla. La publicidad de los productos, agrega, elevaría el riesgo de toxicidad inducida por la cafeína.

"La publicidad incluye expresiones como 'destruya la lata' u otras. Se alienta a los consumidores a comprar esos productos para mejorar el rendimiento físico", dijo Griffiths.

A través de un comunicado de prensa, American Beverage Association (ABA) indica que una taza de 350 centímetros cúbicos de café contiene 320 mg de cafeína, comparado con los 160 mg de una bebida energizante. La entidad cuestiona que incluir en contenido de cafeína en la etiqueta sería un paso abajo en "una ladera resbalosa" que le obligaría también a los productores de café a proporcionar información sobre el contenido de cafeína de sus productos.

Según ABA, no se debería agrupar a "los productores más importantes" de bebidas energizantes con concentración moderada de cafeína con "las nuevas empresas que buscan recibir atención y aumentar sus ventas únicamente a partir de marcas extremas y el contenido de cafeína".

FUENTE: Drug and Alcohol Dependence, septiembre del 2008.