Viernes, 3 de Octubre de 2008

Muchos médicos no piden a embarazadas dejar de fumar: estudio

Reuters ·03/10/2008 - 16:45h

Por Anne Harding

Las embarazadas que fuman se lo dicen a sus médicos, que, a menudo, no les aconsejan que dejen de hacerlo, según un nuevo estudio.

"Como el asesoramiento logra sólo tasas bajas de abandono del tabaquismo, escuchamos comentarios de que los médicos, de alguna manera, no quieren tomarse el tiempo para aconsejar a las embarazadas fumadoras", dijo a Reuters Health una de las autoras del estudio, Van T. Tong, investigadora de los Centers for Disease Control and Prevention en Atlanta.

"Nuestro resultados conformaron lo que esperábamos", añadió.

Fumar durante el embarazo puede causa una gran cantidad de problemas a la madre y al bebé, como el parto prematuro o el desarrollo de trastornos de conducta, señalan los autores.

Más de 1 de cada 10 mujeres que tuvo hijos en Estados Unidos en el 2004 dijo que había fumado durante el embarazo.

Para comprender mejor cómo ayudar a las embarazadas a dejar de fumar, los autores analizaron datos del New Jersey Pregnancy Risk Assessment Monitoring Program, que estudió a 4.473 mujeres que acababan de tener un hijo entre el 2004 y 2005.

Del 16 por ciento de las participantes que dijo que fumaba antes de quedar embarazada, la mitad dijo que había abandonado la adicción antes de comenzar a recibir atención prenatal.

Sólo un 5 por ciento de las fumadoras dejó el cigarrillo tras el embarazo, dijeron los investigadores en el informe publicado por el American Journal of Preventive Medicine.

Casi todas las participantes dijeron que su médico les había preguntado si fumaban, pero sólo un 57 por ciento dijo que su médico le había explicado cómo dejar de hacerlo.

Entre las mujeres que aún fumaban en la etapa final del embarazo, apenas un 11 por ciento dijo que había probado algún tipo de tratamiento para dejar de fumar, como el asesoramiento o los materiales de auto ayuda.

El asesoramiento es la aproximación preferida ante casos de embarazadas que fuman, debido a los riesgos potenciales de los chicles de nicotina, los parches o medicamentos como el Zyban, dijo Tong.

"Sin embargo, especialmente para quienes fuman en exceso (más de una caja por día), el beneficio potencial de dejar de fumar puede ser mayor que el riesgo de los medicamentos", añadió.

"Las mujeres tienen que hablar con sus médicos para conocer cuál sería el mejor método para ellas", añadió.

Los resultados sólo pueden generalizarse para Nueva Jersey, que tiene uno de las más bajos índices de tabaquismo durante el embarazo de Estados Unidos gracias, posiblemente, a sus masivos programas de control del tabaco, según los autores del estudio.

"De todos modos, incluso en un estado con bajo tabaquismo prenatal, es necesario seguir mejorando para garantizar que damos a las mujeres la ayuda que necesitan para dejar de fumar", dijo Tong.

"Necesitamos que más médicos ofrezcan (la ayuda) a pesar de sus temores de no dará éxito", agregó.

FUENTE: American Journal of Preventive Medicine, octubre del 2008.