Viernes, 3 de Octubre de 2008

Genes identifican a personas con riesgo de gota: estudio

Reuters ·03/10/2008 - 16:03h

Por Will Dunham

Los científicos identificaron tres genes relacionados con los niveles altos en sangre de ácido úrico que causan la gota, un paso que podría ayudar a identificar a las personas con un riesgo especial de desarrollar este común y doloroso tipo de artritis.

Las personas con variantes específicas de estos genes tienen entre un 30 y 40 por ciento más posibilidades de desarrollar gota que las que no los tienen, dijeron investigadores estadounidenses y holandeses en un artículo publicado el jueves en la revista médica Lancet.

Para localizar los genes asociados a la gota, los científicos examinaron información genética de 26.714 personas.

Investigaciones anteriores habían implicado un gen llamado SCLA29, lo cual fue confirmado por este estudio.

La nueva pesquisa identificó otros dos genes que aumentan el riesgo de gota: el ABCG2 y el SLC17A3.

Los genes parecen estar involucrados en la forma en que los riñones manejan el ácido úrico, dijeron los investigadores.

Conociendo su papel en el incremento del riesgo de la gota podría ayudar a inspirar el desarrollo de medicamentos que actúen sobre esos genes, explicaron los científicos.

Los hallazgos también indicaron que las pruebas genéticas podrían ser utilizadas para identificar a las personas con riesgo de padecer gota antes de que se desarrollen los síntomas.

"La esperanza final es que un día podamos determinar quién corre el riesgo de padecer de gota y quién no, y, quizás, incluso determinar quién va a responder mejor a diferentes terapias en base a cuáles son sus genotipos", dijo la doctora Caroline Fox, del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos, que ayudó a conducir el estudio.

La gota es una dolorosa inflamación de las articulaciones que puede resultar en una concentración de ácido úrico en la sangre.

Además de factores genéticos, la gota está relacionada con el abuso del alcohol, la obesidad, la alta presión sanguínea, dietas fuertes en carne y queso y también con ciertos medicamentos.

Si no es tratada, la gota puede causar daños permanentes en las articulaciones.

Es una enfermedad cada vez más común. En Estados Unidos hay tres millones de personas con gota y en Gran Bretaña 700.000.