Viernes, 3 de Octubre de 2008

Drogas para la obesidad "ganan peso" como atractivo mercado

Reuters ·03/10/2008 - 14:30h

Por Aradhana Aravindan

El nuevo estatus de la obesidad como una enfermedad está llevando a muchos pequeños fabricantes de medicamentos a desarrollar tratamientos y sacar una tajada de un mercado enorme con espacio para muchos tipos de drogas, que podrían dar ventas por millones de dólares.

"En los últimos años ha habido más y más un cambio en la percepción pública sobre la obesidad, algo que no es visto como una simple debilidad de la voluntad o el carácter, sino como una enfermedad", dijo el analista de Robins Group, Ruthanne Roussel.

Pese a algunos fracasos conocidos, una gran cantidad de drogas para perder peso se encuentran en avanzado estado de desarrollo, como Contrave de Orexigen Therapeutics Inc's , Empatic de Vivus Inc's Qnexa y lorcaserin de Arena Pharmaceuticals Inc's . Todas parecen tener el potencial para convertirse en éxitos de venta.

"Porque cada paciente es un poco distinto, algunas drogas funcionan mejor para unos que para otros. Por lo tanto, puedo ver este mercado como muy fructífero para un número de competidores", dijo el analista de Cowen and Co, Phil Nadeau.

Y el número de potenciales pacientes es significativo. Para el 2015 cerca de 2.300 millones de adultos en el mundo tendrán sobrepeso y más de 700 millones serán obesos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Actualmente, el mercado tiene sólo unas pocas drogas, como Meridia de de Abbot Laboratories Inc's y Xenical de Roche Holding SA's , además de algunos genéricos, que son prescritas para el tratamiento de la obesidad.

Pero sus beneficios son a menudo opacados por algunos efectos colaterales.

"Hay productos que están allá afuera pero parece ser que es posible tener productos en el mercado que combinen y mejoren lo que hay actualmente", dijo Roussel, de Robins Group.

Pero la historia no favorece a las drogas que apuntan a tratar la obesidad.

La medicación fen-phen de Wyeth's , vinculada a efectos colaterales mortales, le acarreó a la compañía costos legales por miles de millones después de que fue retirada del mercado en 1997.

Pfizer Inc y Merck & Co tienen un desarrollo avanzado de sus respectivas drogas para la obesidad. Sus medicamentos buscan bloquear algunos receptores en el cerebro, los mismos que hacen que las personas sientan hambre cuando fuman marihuana.

Estas drogas son del mismo tipo de la de Sanofi-Aventis rimonabant, la cual está todavía atravesando por barreras regulatorias en Estados Unidos, debido a las preocupaciones sobre eventuales psiquiátricos, incluyendo depresión.

Dadas las fallas que rodean a las drogas que apuntan a los receptores "cannabinoid", Orexigen, Vivus y Arena están intentando una aproximación diferente.

Las drogas de estas compañías estimulan las partes del cerebro que controlan el apetito y el metabolismo, para reducir el hambre mientras se incrementa el gasto de energía.

"Creemos que Contrave (de Orexigen) tiene la más alta opción de una aprobación exitosa entre cualquiera de las actuales terapias para la obesidad, dada su seguridad y eficacia", dijo el analista de Canaccord Adams, Adam Cutler en agosto.

La aprobación de las drogas desarrolladas por Orexigen, Vivus y Arena podrían atraer la atención de compañías más grandes que han fracasado en su propósito de desarrollar medicinas para la pérdida de peso.