Martes, 7 de Octubre de 2008

El Banco de España asegura que "no hay nada que ponga en riesgo" los ahorros de los españoles

El gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez hace un llamamiento a la calma al reiterar su confianza en el sistema financiero español

AGENCIAS ·07/10/2008 - 12:55h


Confianza, sosiego y mucha calma. Es lo que necesitan los mercados y también los ahorradores, que se preguntan si sus pocos o muchos euros en la cuenta corriente corren peligro. 

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha salido al paso en el Congreso de los Diputados para dejar claro a las economías familiares que "en estos momentos no hay nada que ponga en riesgo los ahorros de los depositantes españoles".

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Fernández Ordóñez hizo un llamamiento a la calma al reiterar su confianza en el sistema financiero español, porque esta "bien gestionado, regulado y supervisado", e insistió en que las entidades españolas han demostrado una mayor capacidad de resistencia que las de otros muchos países.

Lejos de los productos financieros tóxicos 

Fernández Ordóñez recalcó que las entidades españoles no han estado involucradas ni en la generación, ni en la comercialización, ni en la adquisición de productos financieros tóxicos, que, según indicó, tanto daño están inflingiendo al sistema financiero internacional.

"Sus niveles de eficiencia, de rentabilidad y de solvencia les han colocado en una posición de relativa fortaleza para hacer frente a esta crisis", añadió.

No obstante, el gobernador del Banco de España reconoció que la crisis financiera internacional introduce una "gran incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento de la economía española", porque está alterando profundamente algunas de las coordenadas fundamentales que han servido de referencia para el desarrollo financiero mundial en las ultimas décadas.

"Será difícil aislarse de las consecuencias de cambios de tanto calado" 

"Una economía como la española, que ha estado financiando fuera de sus fronteras un porcentaje importante de su gasto, difícilmente podrá aislarse de las consecuencias de cambio de tanto calado", añadió.

En este sentido, Fernández Ordóñez también consideró que no es sensato esperar que una vez normalizada la situación de los mercados financieros vayan a reproducirse "sin más" las condiciones de financiación internacional que existían hasta el verano de 2007, y que hoy nadie duda en calificar como "excesivamente laxas".

Asimismo, el gobernador del Banco de España indicó que se ha producido una restricción de los flujos de crédito, cuyos efectos "deberán dejarse sentir igualmente sobre las empresas y familias".

Por último, advirtió de que las intervenciones aprobadas por lo distintos gobiernos para corregir los grandes desequilibrios han abierto un "necesario periodo de reflexión" sobre el papel de las autoridades económicas en el desarrollo y supervisión de los mercados financieros.

Más déficit que el previsto en los Presupuestos

Miguel Ángel Fernández Ordóñez también ha advertido de que no es descartable que el déficit previsto en los Presupuestos Generales del Estado de 2009 para las Administraciones Públicas (el 1,9 por ciento del PIB) se amplíe debido a la actual incertidumbre.

En su comparecencia ante la comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Fernández Ordóñez pidió prudencia en la gestión de la política fiscal, de manera que los estabilizadores automáticos asuman "el despliegue contracíclico" y mantengan una posición saneada a largo plazo.

En este sentido, reiteró que dada la incertidumbre mundial es importante que se mantengan márgenes de actuación ante posibles situaciones de mayor debilidad. Además, subrayó que es "fundamental" para suavizar el ajuste en el sector de la construcción que se disponga de un cierto margen para acometer los planes de inversión en infraestructuras en marcha.

Asimismo, incidió en la "gran responsabilidad" de las comunidades autónomas y de las corporaciones locales, al asumir una parte muy importante del gasto público, y en particular de la inversión pública. El gobernador abogó por acometer reformas estructurales que flexibilicen la economía, liberalicen determinados sectores y mercados e incrementen la competencia.

Noticias Relacionadas