Martes, 7 de Octubre de 2008

Graves disturbios en Tailandia al disolver una manifestación que cercaba el Parlamento

Por lo menos 70 personas resultaron heridas cuando la policía cargó contra la manifestación antigubernamental. Uno de los participantes perdió una pierna

EFE ·07/10/2008 - 11:19h
name="allowScriptAccess";value="always">

Al menos 71 personas resultaron heridas hoy cuando la Policía dispersó la manifestación antigubernamental que cercaba el Parlamento en Bangkok para impedir el debate de una propuesta para enmendar la Constitución de 2007.

El viceprimer ministro tailandés Chavalit Yongchaiyudh decidió asumir la responsabilidad de la actuación policial y entregó su dimisión al jefe del Ejecutivo, Somchai Wongsawat, quien también dirige la cartera de Defensa.

El canal de televisión Channel 3 informó de que una persona perdió una pierna por la explosión de un proyectil de gas lacrimógeno durante la carga, y añadió que el estado de salud de otros tres tailandeses es de pronóstico grave.

"A juzgar por las heridas de las víctimas que hemos tratado en la sala de operaciones, creemos que las heridas no proceden de los gases lacrimógenos", declaró el director del Hospital Vachira, Wanchai Charoenchokthavee, a la radio tailandesa.

Explosiones 

El doctor, cuyo centro sanitario atendió a 47 personas, indicó la posibilidad de que los daños fuesen producto de explosiones lo suficientemente potentes como para destruir tejidos y huesos.

Las explosiones pudieron ser tan potentes como para destruir tejidos y huesos

La Policía Metropolitana de Bangkok descartó en rueda de prensa esta hipótesis apuntada por el médico y aseguró que sólo emplearon gases lacrimógenos.  

El general de la Policía Amnuay Nimmano señaló que cumplieron los procedimientos estándares para este tipo de manifestaciones y que se trató de una acción "necesaria" para dispersar a las más de 5.000 personas de la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD) que acordonaban el Parlamento.

Nimmano apuntó la posibilidad de que los propios manifestantes en su huida causasen parte de los heridos.

Retrasos 

La sesión parlamentaria conjunta, de ambas cámaras, comenzó una hora y media tarde, y con la ausencia de los legisladores de la principal formación de la oposición, el Partido Demócrata, y de un grupo de 40 senadores opuestos a las enmiendas constitucionales.

 El primer ministro, Somchai Wongsawat, pudo al fin, bajo fuertes medidas de seguridad, dirigirse al Legislativo en su primera intervención desde que asumió el cargo a mediados de septiembre, después de que su predecesor y compañero de partido, Samak Sundaravej, fuese inhabilitado por el Tribunal Constitucional por vulnerar la Carta Magna.

El presidente de la Cámara Baja, Chai Chidchob, levantó la sesión cerca de dos horas más tarde, pero sus "señorías" se encontraron atrapados en el edificio porque los manifestantes habían vuelto a cercar el recinto exterior.

Los agentes del orden tuvieron que abrir una vía lateral para que gobernantes y legisladores abandonasen el edificio.

Conspiradores 

En otra parte de Bangkok, el magnate de las comunicaciones Sondhi Limthongkul, uno de los nueve dirigentes de la APD, exigió la disolución de Congreso y amenazó con aumentar las protestas en caso de no cumplirse su demanda.

El pasado fin de semana, los cuerpos de seguridad detuvieron a los lideres de la APD Chamlong Srimuang, ex gobernador de Bangkok y militar retirado, y Chaiwat Sinsuwongse, acusados de insurrección, conspiración, reunión ilegal y de desacato a la autoridad, cargos que pueden acarrear la pena de muerte.

Los líderes detenidos de la APD se enfrentan a cargos que pueden acarrear la pena de muerte 

Srimuang, un ex general de profundas convicciones budistas, aseguró ayer, tras declararse inocente ante un tribunal penal de la capital tailandesa, que las manifestaciones continuarán mientras gobierne el Partido del Poder del Pueblo (PPP), una formación que consideran una prolongación del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, a quien depuso una asonada militar en 2006.

Shinawatra perdió el poder y optó por el exilio hasta que sus seguidores recuperaron el Gobierno en las elecciones del 23 de diciembre de 2007, provocando la actual crisis.

El estudiante Santi Larnwong, de 22 años, dijo que había sufrido varias heridas en la carga policial, pero no pensaba en irse a casa, sino en volver con sus compañeros que piden la dimisión de Wongsawat, que es cuñado de Shinawatra.

Noticias Relacionadas