Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Rijkaard exige mayor sacrificio y anuncia cambios en el equipo

EFE ·12/11/2007 - 16:59h

EFE - El defensa mexicano del FC Barcelona Rafael Márquez, durante un entrenamiento.

El entrenador del Barcelona, Frank Rijkaard, exigió hoy a sus jugadores una mayor dosis de sacrificio y compromiso, y dejó entrever que introducirá cambios, especialmente en la delantera, en los próximos partidos para recuperar la dinámica ganadora de su equipo.

Sin concretar nombres, el técnico holandés confesó que "hay jugadores por debajo de sus posibilidades" y lamentó que "a menudo", el Barcelona "ofensivamente no se mueve con fuerza, cuando perdemos el balón no trabajamos todos igual y eso lo tenemos que corregir".

"Siempre he sabido lo que estaba buscando", profundizó Rijkaard, "esperando que algo podía cambiar, pero llega un momento en el que dices, 'hasta aquí'; cada uno tiene sus límites. Soy el responsable y ahora llega el momento de cambiar algo para que todos vayan en la misma dirección, la del sentido común".

El preparador barcelonista, cuestionado desde varios sectores por la actitud demostrada por el equipo, reconoció que existen "dos formas de jugar bien", en referencia a la inspiración y al sacrificio. "Sólo con el trabajo y la actitud puede salir la calidad", dijo.

"Todos tenemos que trabajar igual para lograr un buen resultado", instó el técnico, "vemos siempre en cada equipo cómo trabajan todos, la mentalidad de sus jugadores en el campo".

Cuestionado sobre la fe del Real Madrid, capaz de remontar su resultado ante el Mallorca (4-3), Rijkaard negó sentir envidia del conjunto blanco, del que elogió su "sacrificio".

"Es la dinámica, pero todo comienza con el sacrificio y el trabajo para los compañeros", insistió antes de reiterar que el cuerpo técnico barcelonista deberá "actuar con cuidado, sacar conclusiones y cambiar algo del equipo para lograr una buena dinámica". Así, Rijkaard dejó claro que dará prioridad al sacrificio. "Después, habrá espacio para el talento".

El técnico azulgrana también instó a las "figuras" a "sostener al equipo" y a crear el ambiente necesario para dar entrada a los jugadores más jóvenes. "Los jóvenes merecen un ambiente mejor", comentó.

Pese al mal momento del equipo, Rijkaard dijo sentirse "animado y tranquilo", además de "convencido" de que la plantilla está capacitada para "salir adelante" y lograr "cosas buenas esta temporada".

Se le preguntó a Rijkaard si sentar a algún 'crack' en el banquillo sería un drama y el holandés respondió que "el drama" supondría "no lograr algo importante" con su equipo. Tampoco quiso profundizar en el estado de forma de Ronaldinho: "como responsable del equipo, si me tengo que quejar debería quejarme de mí mismo. Hemos de buscar una solución, el que escoge los jugadores soy yo y también debemos mejorar en ese aspecto", concluyó.