Martes, 7 de Octubre de 2008

Reino Unido se gasta 3.500 millones de euros en las enfermedades derivadas del tabaco

El Gobierno de Gordon Brown estudia eliminar las marcas de cigarrillos y prohibir que se expongan a la vista los productos del tabaco

·07/10/2008 - 09:52h

El tratamiento de las enfermedades derivadas del tabaco le cuesta anualmente al Servicio Nacional de Salud británico 2.700 millones de libras (casi 3.500 millones de euros), mil millones de libras más que hace diez años.

Así lo indica un estudio del grupo anti-tabaco "Ash" (Ceniza), según el cual, de no haber prohibido el Gobierno fumar en todos los lugares públicos, lo que ha reducido el número de fumadores de 12 a 9 millones, los costos habrían sido todavía más altos.

El Gobierno laborista de Gordon Brown estudia actualmente medidas contra los fumadores que incluyen la eventual prohibición de exponer a la vista los productos del tabaco y la eliminación de las marcas y otros símbolos de los paquetes de cigarrillos.

Desde el año 2003, los fabricantes de cigarrillos tienen prohibido servirse de textos o de símbolos que puedan indicar que una determinada marca es menos dañina para la salud que otras.

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Nottingham indica que los productos que llevan en el paquete la palabra "smooth" (suave) o que utilizan colores más suaves hacen creer a los jóvenes que son menos perjudiciales que el resto.

Los nuevos fumadores 

Según esa investigación, hay entre tres y cuatro veces menos probabilidades de que un nuevo fumador elija un paquete de cigarrillos si no lleva marca que si la lleva.

Ese descubrimiento refuta las afirmaciones de la industria tabaquera según las cuales el hecho de eliminar las marcas de los paquetes de cigarrillos los haría más atractivos para los jóvenes.

Tanto la Fundación Británica del Corazón como "Cancer Research UK" (Investigación sobre el Cáncer del Reino Unido) quieren que se eliminen las marcas de los paquetes de cigarrillos, se prohíba exponer los productos del tabaco en los comercios y se retiren las máquinas expendedoras de cigarrillos.

El director del grupo pro-tabaco "Forest", Simon Clark, afirma, sin embargo, que "los fumadores hacen una importante contribución financiera a la sociedad" y argumenta que los impuestos que pagan los fumadores más que compensar los costos del tratamiento de las posibles enfermedades derivadas de ese vicio.

Noticias Relacionadas