Martes, 7 de Octubre de 2008

El doble rasero de Gallardón

Congela buena parte del gasto social en 2009, pero dedicará 100 millones a un centro de convenciones

 

MARÍA JESÚS GÜEMES ·07/10/2008 - 08:00h

Ángel Martínez - Gallardón, junto a Cobo, su mano derecha.

Echando el freno... a medias. El Ayuntamiento de Madrid anunció el pasado 24 de septiembre que paralizaba toda obra pública que no estuviera ya adjudicada.

Era la forma en la que Alberto Ruiz-Gallardón colgaba el casco y el cartel de cerrado por culpa de la crisis. Pero, por lo visto, habrá que apretarse el cinturón según para qué cosas. No se abrirán nuevas escuelas infantiles, ni residencias, ni se remodelarán determinadas calles de la capital porque el Consistorio considera que son "competencias impropias".

Sin embargo, sí saldrá adelante uno de los proyectos más ambiciosos del regidor: el Centro Internacional de Convenciones de la ciudad de Madrid, al que se dedicarán 100 millones de euros en 2009 .

La sociedad municipal Madrid Espacios y Congresos tiene el encargo de construirlo en un solar junto a los cuatro rascacielos ubicados en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid.

El diseño del edificio correspondió, por concurso, a los arquitectos Emilio Tuñón, Luis Moreno Mansilla y Matilde Peralta del Amo. El contrato para la redacción del proyecto y la dirección de obras fue firmado el 12 de diciembre de 2007, y la empresa Intemac fue la elegida, en julio, para preparar el terreno.

"Atraerá a Madrid congresos de mayor nivel", dicen desde el Ayuntamiento

Obra faraónica

Lo que los socialistas catalogan como otra de las ideas faraónicas de Gallardón no se detendrá. Al contrario. Según fuentes municipales se trata de una importante apuesta cuyo objetivo es "incrementar la competencia de Madrid a nivel europeo". Además, defienden que servirá "para atraer congresos de mayor nivel".

Será "imprescindible". Por eso y porque hace nada Esperanza Aguirre anunció otra iniciativa similar, que generará 50.000 empleos e importantes infraestructuras, provocando un gran malestar en la entidad local.

Aguirre construirá una obra similar a la impulsada por el alcalde de Madrid

El gasto total de la obra de Gallardón será de 360 millones de euros. Desde el Ayuntamiento afirman que no se van a reducir "para nada" los gastos en los servicios básicos de los ciudadanos y que se trata de una "inversión productiva, un concepto que la Ley de estabilidad prevé como financiable con deuda".

Pero hay que tener en cuenta que el Consistorio madrileño es el más endeudado de toda España, con más de 6.300 millones de euros, y que el regidor está hipotecado hasta las cejas al pagar 750.000 euros al día a la banca (Caja Madrid y BBVA son las entidades que más apoyo le han prestado). La M-30 pasó una factura importante.

El Ayuntamiento madri-leño, que cuenta con un presupuesto similar al de un ministerio con más de 5.257 millones de euros este año, ha optado por congelar sus inversiones para que sus cuentas no derrapen. El concejal de Hacienda, Juan Bravo, reconoció hace unos días que era "inconsciente pretender ejecutarlas con el ritmo previsto". El edil anunció que se paralizaba todo menos algunos "proyectos vinculados con los planes especiales", como Madrid 2016 o el eje Prado-Recoletos.