Lunes, 6 de Octubre de 2008

La cúpula de la Comisión Nacional del Mercado de Valores se renueva "sin crisis"

Segura despide a Carlos Arenillas alabando su "lealtad"

B. CARREÑO ·06/10/2008 - 22:22h

El vicepresidente Solbes saluda a Julio Segura, presidente de la CNMV. EDU PARRA

"No me hago ilusiones desmedidas, en este caso quizá sea de aplicación el refrán más vale malo conocido...". Julio Segura prometió este lunes de nuevo el cargo al frente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) consciente de las pasiones encontradas que su breve mandato (tomó posesión en mayo de 2007) ha suscitado en la opinión pública.

Ante el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y la plana mayor del Ministerio de Economía, Segura agradeció la confianza depositada en él, lo que había permitido un cambio "sin llegar a una institución en crisis". Eso sí, Segura alertó a los periodistas de que no esperen "cambios significativos" en su comunicación y se ratificó en que el organismo no daba opiniones personales "y seguirá sin darlas".

Segura llegó al frente de la CNMV tras la precipitada salida de su antecesor, Manuel Conthe, quien abandonó el cargo por la "falta de independencia", según dijo, que había vivido durante la opa de Acciona y Enel sobre Endesa.

Junto a Segura este lunes prometió el cargo como vicepresidente Fernando Restoy, procedente del Banco de España, que sustituye al también controvertido Carlos Arenillas, marido de la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, que fue vicepresidente con Conthe y siguió en su cargo tras la renuncia. Meses antes de la dimisión de este, Arenillas fue a cenar a un lujoso restaurante de Madrid con el presidente de una gestora que pagó la abultada factura de 1.400 euros. Meses más tarde, el hermano de Arenillas fue contratado por la misma gestora.Segura destacó la lealtad de Arenillas, aunque su criterio, reconoció, "no siempre coincida con el mío".

Además, esbozó los retos que se avecinan en sus próximos cuatro años de mandato, entre los que destacó el cambio en las competencias regulatorias de la CNMV, que asumirá las competencias en reclamaciones que tenían hasta ahora el Banco de España y la Dirección General de Seguros, así como la supervisión de conductas de la industria aseguradora.

Alerta sobre la falta de transparencia

Segura analizó las enseñanzas que había aportado la crisis financiera en su mandato. Destacó como principal causa la falta de confianza, en su opinión fruto del "déficit de transparencia". Reclamó una información financiera que refleje el impacto real de la crisis y abogó por explicar mejor a los inversores los riesgos que corren en condiciones adversas. Recordó que la crisis sólo se puede solventar en el plano mundial.