Lunes, 6 de Octubre de 2008

Israel amenaza con arrasar Líbano si es atacado

"Ejerceremos un poder desproporcionado", dice el Ejército

EUGENIO GARCIA GASCÓN ·06/10/2008 - 20:39h

Soldados israelíes realizando maniobras militares en septiembre.

La reciente adquisición de los cazas más modernos, la instalación en el desierto del Neguev de los últimos radares diseñados por EEUU o la ejecución de maniobras gigantescas en el Mediterráneo muestran que Israel se prepara para la guerra ahora más que nunca.

En el punto de mira no está solo Irán sino también sus aliados. Varios jefes militares israelíes han formulado en los últimos días graves amenazas contra Hizbolá, cuyas milicias mantuvieron en jaque a Israel en la guerra de hace dos años, y contra Líbano en general.

En unas recientes declaraciones, el jefe de la región militar del norte, general Gadi Eisenkot explicó que, si se produce un conflicto, el Ejército israelí irá más allá de la destrucción de la Dahiya, el barrio chií del sur de Beirut que los cazas arrasaron en 2006 y que ahora se está reconstruyendo.

"Ejerceremos un poder desproporcionado contra cada pueblo desde el que se dispare contra Israel y podemos causar un inmenso daño y destrucción", advirtió Eisenkot. "En nuestra opinión, esos pueblos son bases militares. No se trata de una sugerencia, sino de un plan que ya ha sido aprobado".

Con esas palabras el general señala que cualquier conflicto con Hizbolá irá más allá de lo ocurrido hace dos años, cuando Israel destruyó casi totalmente varios pueblos del sur de Líbano y buena parte de las infraestructuras civiles de todo el país, incluidos puentes, carreteras, centrales eléctricas o el aeropuerto de Beirut. Mil libaneses, la mayoría civiles, murieron en los ataques.

Venganza de Hizbolá

El peligro de guerra se deriva de dos factores. El primero tiene que ver con las repetidas amenazas de Israel contra Irán por su programa nuclear, ya que Hizbolá ha dicho que no permanecerá con los brazos cruzados si los israelíes se lanzan contra su principal aliado.

El segundo es la represalia que Hizbolá ha prometido llevar a cabo numerosas veces tras el asesinato en Damasco de su líder Imad Mugnieh en febrero.

Las milicias chiíes insisten en que será una venganza "espectacular", y "similar" al asesinato de Mugnieh. Hizbolá ya ha conseguido que Israel espere nerviosa y con temor la anunciada venganza.

Otro general, Guiora Eiland, suscribe el planteamiento de que Israel no debe atacar sólo a Hizbolá sino a todo Líbano.

"La gente no puede ir a la playa en Beirut mientras los residentes de Haifa están en los refugios", declaró Eiland para mencionar a continuación que el objetivo primordial de Israel no debe ser Hizbolá sino las infraestructuras civiles libanesas.