Lunes, 6 de Octubre de 2008

Sarkozy intentará que el resto de la UE se una a la declaración de los cuatro

EFE ·06/10/2008 - 16:13h

EFE - El presidente francés Nicolas Sarkozy se dirige a los medios de comunicación durante una rueda de prensa en el Palacio del Elíseo en París (Francia) el 4 de octubre tras la minicumbre de los líderes de los cuatro países europeos del G8 (Reino Unido, Gordon Brown; Francia Sarkozy; Italia Silvio Berlosconi y Alemania Angela Merkel) más los presidentes de la Comisión Europea, José Durao Barroso, del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y del Eurogrupo, Jean Claude-Juncker para tratar sobre la crisis económica.

Ante las dificultades, unidad. Los 27 países de la UE están "unidos, solidarios y determinados" a afrontar la crisis financiera mundial.

En calidad de presidente de la UE, Sarkozy hizo una declaración en la que expresó que cada estado miembro tomará las medidas que considere necesarias para asegurar la estabilidad del sistema.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, declaró hoy que intentará convencer a los otros 23 países de la UE para que adopten "las mismas decisiones" que tomaron el sábado los "cuatro" Estados europeos en el G-8.

En declaraciones a la prensa durante una visita a la fábrica de la empresa automovilística Renault en Sandouville (noroeste), Sarkozy afirmó: "mi trabajo ahora es hacer que los otros 23 países adopten las mismas decisiones que las que adoptamos los siete. Necesitamos una respuesta coordinada" a la crisis económica.

Sarkozy, quien ocupa este semestre la presidencia de la UE, se refirió a la mini-cumbre que él convocó el sábado en París y en la que participaron la canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros británico, Gordon Brown, e italiano, Silvio Berlusconi.

También participaron los presidentes de la Comisión Europea, José Durao Barroso, del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Por otro lado, Sarkozy expresó su satisfacción por el acuerdo para rescatar el banco franco-belga "Fortis" con la decisiva intervención de la entidad francesa BNP.

Al comentar el desarrollo de la crisis financiera, el presidente francés indicó que "cada día hay noticias buenas o menos buenas, hay que mantener el rumbo y permanecer calmado, tener sangre fría".