Lunes, 6 de Octubre de 2008

El PP dice que Rajoy acudirá a la reunión con Zapatero pese a Blanco

Los conservadores recuerdan los "insultos y la crispación" provocados por "Pepiño"

EFE ·06/10/2008 - 14:59h

El PP ha avisado hoy de que, a pesar de que José Blanco trate de "torpedear" a través del "insulto y la crispación" la reunión entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, acudirán a la misma, y ha acusado al vicesecretario socialista de ser un "demócrata de pacotilla" y un "minidemócrata".

En rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección, el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, ha pedido al PSOE que se "aclare" y sea "serio" y que deje de "marear, asustar, amedrentar y chulearse" y se pongan "de verdad" a trabajar para solucionar la crisis económica, en respuesta a Blanco, quien ayer aseguró que a Rajoy "le importa un bledo que se derrumbe el edificio financiero con tal de quedarse con el solar".

"La sensación que da Pepiño Blanco es la de ser un demócrata de pacotilla al que le incomoda que haya oposición y que busca su eliminación por todos los medios políticos", ha asegurado el dirigente del PP, quien ha apostillado: "A Blanco le gustaría ser Alfonso Guerra, pero le faltan lecturas y sensibilidad social".

Ha asegurado que Blanco "estaría más cómodo en un sistema político en el que sólo existiera el PSOE, y no el PP, pero éste es un sistema en el que el Gobierno gobierna y la oposición hace oposición y él no puede ser la oposición de la oposición".

Impresentable 

Ha insistido en que "no es presentable ni defendible" que en una situación como la actual el PSOE a través de Blanco "torpedee una reunión que todo el mundo está deseando que se produzca" entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición.

"El PSOE incurre en una extrañísima contradicción"

"España está en una situación lo bastante difícil como para que Blanco, el escudero de Zapatero, no se dedique a hacer el indio y a insultar todos los días al PP y a su inteligencia", ha dicho.

Tras preguntarse si el dirigente socialista intenta "provocar" al PP para que no acuda a la reunión en el Palacio de la Moncloa, González Pons ha advertido de que Rajoy no faltará a esa cita.

"El PSOE incurre en una extrañísima contradicción: por un lado nos invita a Moncloa a conocer nuestras propuestas y por otro nos insulta", ha apuntado, antes de pedir a los socialistas que se aclaren: "O están para insultarnos o para hablar con nosotros".

Tres ejes 

Para González Pons la reunión entre Zapatero y Rajoy debería tener tres ejes: hablar de reformas estructurales, de la situación del sistema financiero y de los presupuestos.

En este sentido, ha criticado que Zapatero -"como si fuera el perro del hortelano, que ni gobierna ni dejar hacer oposición"- haya retirado de la mesa de negociación para un "posible acuerdo político" los Presupuestos Generales del Estado.

"Ya no podemos hablar de presupuestos y difícilmente de medidas estructurales y no nos dejan hablar de la situación financiera porque dicen que transmitimos inseguridad al sistema. ¿Reunirnos para hablar de qué entonces?", ha preguntado.

En este sentido, ha reconocido que "difícilmente podemos llegar a un acuerdo si los presupuestos no están encima de la mesa".

Aunque ha reconocido la existencia de una crisis mundial y europea, se ha referido a la crisis española con tres perfiles que deberían tratarse en la reunión, siendo el primero el desempleo.

Víctimas del paro 

Ha asegurado que en España se produce una víctima del paro "cada veinte segundos" y ha afirmado que "las víctimas del paro provocan que estemos a punto de vivir una verdadera crisis social".

"Zapatero está reunido con los banqueros, pero me gustaría verle reunido con los ahorradores"

Para el PP también es importante la seguridad de los ahorradores y, en este sentido, ha dicho que se necesita "algún tipo de garantía". "Zapatero está reunido con los banqueros, pero me gustaría verle reunido con los ahorradores", ha añadido.

La tercera característica propia de la crisis española, ha continuado, es la falta de liquidez, un asunto en el que cree que el Gobierno "no hace nada".

Noticias Relacionadas