Lunes, 6 de Octubre de 2008

Gobierno y bancos conceden a Hypo Real Estate créditos por 50.000 millones

EFE ·06/10/2008 - 00:53h

EFE - Logo de la compañía Bienes Raíces Hypo (arriba) en Múnich (Alemania) y del Banco Depfa (Abajo). EFE/CORTESÍA/RAINER JENSEN/RANK MAECHLER/BANCO DEPFA

Alemania consiguió hoy, literalmente a última hora, atar una nueva operación de rescate para evitar la quiebra del banco hipotecario Hypo Real Estate (HRE) y el inevitable descalabro de las bolsas que hubiera seguido al fracaso.

Poco antes de la medianoche, cuando sólo faltaban dos horas para que abrieran las bolsas en Asia, el gobierno y la banca privada acordaron un nuevo paquete de ayuda al banco hipotecario alemán Hypo Real Estate (HRE) por valor de 50.000 millones de euros.

Con este segundo intento de salvación en tan sólo una semana -el primer paquete fracasó tras conocerse que las necesidades del HRE eran superiores a lo anunciado- Alemania abandona definitivamente su posición de relativa pasividad frente a la crisis.

Horas antes de fraguarse esta operación de ayuda, la canciller Angela Merkel había dejado ya entrever que el Estado ofrecerá garantías estatales a la totalidad de los depósitos privados, cuya suma asciende a unos 568.000 millones de euros.

Con ello, Merkel no sólo abandonó el curso que había mantenido hasta ahora sino que incluso siguió el ejemplo de la tan criticada Irlanda, a la que en la mini-cumbre de París todavía había reprochado haber emprendido este camino en solitario.

Sin embargo, el peligro de que Alemania sufriera una fuga de capital hacia Irlanda como la que se ha empezado a vivir en el Reino Unido hizo cambiar al gobierno de opinión y abandonar la senda de la consolidación presupuestaria como el máximo precepto a seguir.

Mientras la canciller Merkel y el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, adelantaban en clave todavía algo críptica: "nos ocuparemos de que los ahorradores y ahorradoras en Alemania no tengan que perder ni un sólo euro de sus depósitos", en el ministerio de Finanzas, representantes del gobierno, del Bundebsank y de la banca privada buscaban con empeño soluciones para el HRE.

Finalmente, la solución ha consistido en que los bancos, que ayer todavía anunciaron su retirada de la operación tras conocer que los problemas de liquidez del HRE eran mucho mayores de lo reconocido, duplicaran sus créditos inmediatos.

Según informó el ministerio alemán de Finanzas, los bancos se han comprometido a conceder una garantía de crédito adicional de 15.000 millones de euros que se suma a los 35.000 millones de euros a los que se comprometieron Estado y banca hace una semana.

Con estos 50.000 millones de euros se espera devolver al banco la liquidez necesaria y recuperar la estabilidad de los mercados financieros, señalaron las citadas fuentes.

El acuerdo contempla que hasta un monto total de 14.000 millones de euros el Estado asuma el 40 y la banca el 60 por ciento de los riesgos que se derivarían si el HRE tuviera que hacer uso de los créditos.

El HRE celebró el acuerdo y en una primera reacción desde su central en Múnich un portavoz señalo que el banco analizará ahora los detalles del acuerdo.

La canciller Angela Merkel y el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, habían rechazado previamente una nacionalización del banco, como lo habían exigido algunos institutos.

Merkel aseguró que independientemente de que el Estado esté dispuesto a ayudar al banco en crisis, su gobierno pondrá en marcha todos los instrumentos legales necesarios para responsabilizar personalmente a los culpables de la mala gestión.

"Se lo debemos al contribuyente", dijo.

Un portavoz del HRE había reconocido previamente que los problemas de liquidez de su filial Depfa Bank, afincada en Irlanda, habían aumentado desde que se anunció la operación de rescate.

"No hay duda de que la liquidez de Depfa-Bank ha empeorado a lo largo de la semana desde que se empezó a especular con la posibilidad de una posible liquidación del Hypo Real Estate Group", dijo el portavoz.

Hypo Real Estate tiene grandes dificultades de financiación porque su filial Depfa Bank no consiguió liquidez en el mercado interbancario, a raíz de la crisis financiera internacional.

En 2007, Hypo Real Estate adquirió por unos 5.700 millones de euros el Depfa Bank, una entidad especializada en la financiación de obras públicas y que depende mucho de los mercados de dinero para su refinanciación.