Lunes, 6 de Octubre de 2008

Ayudas públicas a los bancos sí, al ladrillo no

El 47% de los españoles aboga por ayudar al sector financiero mientras que el 58% está en contra de apoyar a las promotoras

PÚBLICO ·06/10/2008 - 08:00h

El Gobierno no debe prestar la misma ayuda a las promotoras inmobiliarias que a los bancos en caso de que alguno de los dos grupos tenga problemas a raíz de la crisis financiera internacional o la económica nacional. Así se desprende de la última Sencuesta realizada por Público, en la que los españoles afirman estar dispuestos a que sus impuestos se utilicen para salvar a las entidades financieras pero no están tan de acuerdo en que se usen para ayudar a las empresas inmobiliarias.

El Publiscopio refleja que el 47% de la población estaría dispuesta a conceder ayudas públicas a los bancos, mientras que el 40,1% está radicalmente en contra de que se haga. No sale la misma proporción dependiendo de cuál fue el partido político al que votaron en las últimas elecciones.

Los votantes del PP aprueban más que los del PSOE que se apoye a la banca

Los votantes del PP están más por la labor (50%) que los del PSOE (44%) en que se apliquen los mecanismos necesarios para sacar a un banco de las dificultades en las que pudiera incurrir como consecuencia de la crisis financiera internacional. Sin embargo, entre los que no apoyaron a ninguno de los dos grandes partidos hay mayoría de los que no quieren que se apoye a la banca (46% frente a 43% a favor).

Ese apoyo que en general se desprende hacia la banca donde, no hay que olvidar, los ciudadanos tienen depositados sus ahorros no se refleja también en el sector inmobiliario. En ese caso, solo el 31,4% de los encuestados está a favor de que se apoye a estas empresas, mientras que el 58% está en contra y el 10,6% prefiere no opinar. En este aspecto, los votantes del PP vuelven a mostrar más apoyo hacia el sector empresarial que los del resto de partidos. El 35% de ellos cree que debe ofrecerse algún tipo de apoyo a este segmento, que ha sido el motor de crecimiento de la economía en los últimos años. Claro que dentro de ese partido, otro 57% está en contra de que se les apoye.

El 61% de los que apoyaron al PSOE rechaza las ayudas a las inmobiliarias

Entre los que votaron a José Luis Rodríguez Zapatero en su reelección, el 29% está a favor de las ayudas y el 61% en contra, mientras que los otros votantes son al igual que ocurre con la banca los más radicales en contra de que se ayude a las promotoras. El 66% no quiere y sólo el 25% apoyaría esta medida.

La culpa es de los bancos

Lo curioso de que los ciudadanos estén dispuestos a apoyar a los bancos es que también están convencidos de que ellos tienen buena parte de la culpa de la crisis económica actual de España.

Los ciudadanos culpan al crédito fácil de la crisis económica nacional

La política de crédito fácil de los bancos y cajas en los últimos años es la principal causa interna de los problemas en España. Un 77% de los ciudadanos consultados cree que han influido mucho o bastante en la explosión de los problemas actuales (dejando al margen la influencia de la crisis internacional). Por partidos, los que menos culpan al sistema financiero de la crisis son los del PP (un 33%). Los del PSOE (42%), los de otros partidos (50%) y los que se abstuvieron (44%) le atribuyen más influencia.

Y es que en los últimos años las entidades financieras han concedido créditos a diestro y siniestro, gracias a los bajos tipos de interés, que empujaban su demanda; a las buenas condiciones económicas, que hacían viable cualquier préstamo, y al exceso de liquidez que había en el mercado y que ahora ha desaparecido.

Las promotoras, responsables

Las inmobiliarias no salen inmunes de las causas de la desaceleración económica nacional. Por la parte que les toca del sector empresarial, los ciudadanos creen que una de las principales razones de la crisis ha sido la corrupción en los negocios (un 74% lo cita como causa) y otra, la mala gestión de las empresas (un 69%).

Los que dieron su confianza a Mariano Rajoy en las últimas elecciones son los que menos culpan de la crisis a la mala gestión de las empresas y a la corrupción. Los que más se decantan por estas opciones son los votantes que no eligieron a ninguno de los dos grandes partidos. En su caso, el 31% citó los problemas de administración de las compañías y el 39%, las irregularidades dentro de las sociedades, entre las que han aparecido muchas en el ámbito inmobiliario.

Noticias Relacionadas